26 horas en La Habana

26 horas en La Habana
Jorge Viera durante su reciente estancia en Cuba.
Foto: Cortesía

“Ahora sí se acabó el embargo: Univision está en Cuba”: ésos fueron algunos de los comentarios que recibimos cuando caminábamos por las calles de La Habana.

Hace unos días acompañamos al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en vuelo fletado que duró 26 horas, en el que viajaban también algunos políticos y ejecutivos de grandes empresas norteamericanas, todos ansiosos de poder hacer negocios en la isla.

Es que todo cambió desde que el 17 de diciembre el presidente Obama cambiase la política respecto al  bloqueo comercial  impuesto a  Cuba en enero de 1961. “Las décadas de aislamiento de Cuba por parte de los EEUU no han conseguido el perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática”, dijo Obama. Aunque todavía le falta la aprobación del Congreso para levantar el bloqueo por completo.

Y volando hacia Cuba a más de 10 mil pies de altura, en una breve conferencia de prensa en el avión, el gobernador Cuomo dijo que su padre, desde 1996, había cabildeado para que se levantara el embargo. Cuomo añadió que éste era el mejor momento para que las compañías norteamericanas se beneficiaran de esa apertura.

Como corresponsal, éste es mi tercer viaje a Cuba. Las dos ocasiones anteriores fueron durante el “periodo especial”, llamado así después de la caída del bloque soviético en el que los cubanos dejaron de recibir subsidios en hidrocarburos en forma de gasolina, diésel y otros combustibles. Esto llevó a Cuba a hacer urgentes reformas que empobrecieron más al pueblo.

Pese a todo esto, cuando hablaba con el guía turístico, un hombre de aproximadamente 30 años con un manejo del inglés muy bueno, me dijo que su generación estaba ansiosa por los cambios comerciales y que los americanos eran ahora sus nuevos amigos. Que en esta ocasión no hay vuelta atrás.

Los que sí tendremos vuelta atrás posiblemente seamos nosotros que, como indican algunos, si la prensa norteamericana está en La Habana es sinónimo de que el embargo está a punto de descansar en paz.

@jorgevieraTV

jorgeviera.com