Choferes amenazaron con quemar autobús con estudiantes dentro

Unicef calificó el hecho como "una auténtica barbaridad"
Choferes amenazaron con quemar autobús con estudiantes dentro

Santo Domingo
La Fiscalía de la provincia Santo Domingo presentó  cargos criminales contra 12 choferes de dos sindicatos de transporte público que amenazaron con quemar un autobús que trasladaba a más de 50 niños y profesores desde un colegio de Boca Chica hacia la Feria Internacional del Libro que se celebra en esta capital.

El pasado 28 de abril el Colegio Episcopal San José, ubicado en El Peso, programó un paseo educativo para lo cual contrató a la compañía Transporte Villar. Según la fiscalía, la acción de contratar servicios de transporte privado y no del Sindicato de Choferes Propietarios de Boca Chica ni de la Asociación de Choferes de Minibuses de Boca Chica, fue “lo que trajo como reacción que los ‘controles’ de ambas rutas, que son las personas que tienen el dominio de las paradas donde descansan los minibuses cuando no están en servicio, enviaran dos minibuses por cada sindicato junto a varios choferes y cobradores con la finalidad de impedir la salida del autobús con los 50 adolescentes”.

Las autoridades sostienen que los choferes se mantuvieron en tono amenazante, vociferaban “palabras ofensivas y agresivas a los profesores y a los adolescentes que se encontraban en el autobús al que obligaron a detenerse”.

Indica que los profesores trataron de convencer a los conductores de despejar la vía, pero los representantes de los sindicatos “expresaron que si movían el autobús lo iban a quemar con todos adentro”. Añade que los menores escucharon las amenazas y se desesperaron, lo cual “provocó vómitos y problemas de salud entre todos los que estaban a bordo”.

Los profesores llamaron al servicio de emergencias 911 y al lugar se presentaron miembros de la Policía Nacional y la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) para “convencer” a los  miembros de los sindicatos de deponer su actitud y despejar la vía.

“Todas las conversaciones fueron infructuosas ya que ambos sindicatos se mostraron intransigentes, alegando que el transporte había que dárselo a ellos obligado porque ellos son los dueños del transporte de ese municipio, y nadie, absolutamente nadie, podía transportar pasajeros ni de manera privada ni pública”, plantea la  Fiscalía en el documento que presentó a un tribunal para reclamar prisión contra los imputados.

La Fiscalía sostuvo que Eduardo Salvador Fersola Guilamo amenazaba con incendiar el autobús que transportaba a los estudiantes porque “esa guagua no va a salir y punto”.

Planteó que muchos de los niños presentando convulsiones y problemas diversos de salud, “derivados de la situación de inseguridad y secuestro a la que fueron sometidos gracias a los inescrupulosos intereses”  de los miembros de los dos sindicatos.

Los miembros de los sindicatos enfrentan cargos por asociación de malhechores para cometer actos de barbarie en contra de menores, secuestro, violencia psicológica y obstaculización del tránsito. Cuando el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) tuvo conocimiento de esto calificó el hecho como “una auténtica barbaridad”

Las pruebas

La Fiscalía presentó un informe de pruebas psicológicas practicadas a cinco  estudiantes que estuvieron en el autobús y que “narran el estado de terror que vivieron”. También recoge los testimonios de varios empleados del colegio.