Menor hondureña se vuelve famosa por burlarse de su pobreza en redes

La hondureña Johana Paola Mejía tiene 14 años, pero sabe muy bien cómo convertirse en un fenómeno viral en cuestión de semanas. La menor, apodada la Chiki, tiene en su cuenta de Facebook más de 140, 000 seguidores.

Su popularidad no debe sorprender considerando que la muchacha creó en Facebook su propia “Guía para ser pobre”.

Por medio de videos que ella misma graba, la Chiki se burla ante el mundo de su pobreza.

Con cinismo, asegura que la manera más efectiva de arreglarse el cabello es con una plancha de ropa y procede a llevar al cabo el procedimiento. “Le voy a enseñar cómo plancharse el pelo en la casa. Humildemente, mire con la plancha de planchar ropa… Facilito…mire. Ya verá que bonito me va a quedar el pelo sin tanta necesidad de ir a la sala de belleza…”, indica la joven en una de las grabaciones.

La adolescente también también se baña en una especie de alberca (pilamar) que se usa para lavar ropa, y asegura que el pan con mantequilla es mejor que la langosta.

La jovencita se ha convertido en un fenómeno viral al punto que medios internacionales como BBC reseñaron sus videos e historias. Hashtags como #TeamChiki, #LaChiki104, #SeaHumilde Chiki acompañan cientos de mensajes en línea. Pero también la chica se llevó sus críticas, ya que algunos usuarios alegaban que su interpretaciones en internet eran una farsa para llamar la atención.

En un mensaje en Facebook a finales de abril, la menor le contestó a sus detractores: “A La Gente Que No Le Agrado Y Que Pone Malos Comentarios En Mis Cosas… Solo Quiero Decirles A Los Aleros Que Me Apoyan Que Porfavor No Peleen Con La Gente Que No Esta De Acuerdo Conmigo Si Ahi Dejenlas Sea Humilde Ombe Y Deje Que Hablen Que Yo Sigo Adelante Porque Papá Dios Esta Conmigo Bendiciones”.

Todo indica que tras meses de fama, Mejía se cansó de la presión de ser una figura pública.

Esta semana, en un mensaje en Instagram anunció que se retiraría del cibermundo. “Bueno me despido de todos ustedes… fue un placer hacerlos reír con mis ocurrencias. Que Dios los bendiga siempre. Adiós”, lee el mensaje.