El NYCFC ve la luz al final del túnel

 Los celestes siguen sin ganar, pero arrancan un empate tras jugar con 10 casi todo el partido

NUEVA YORK – Ya son nueve los partidos que lleva sin ganar el New York City FC, pero el empate ante el Chicago Fire (2-2) dejó un sabor dulce en los aficionados que la noche del viernes se acercaron al Yankee Stadium.

“No recuerdo en toda mi carrera empatar un partido en similares condiciones”, comentó David Villa en los vestuarios. “Con uno menos, quedando 70 minutos por delante, hemos sido superiores, hemos metido dos goles y no nos han metido ninguno. Es algo fantástico. Queríamos los tres puntos, pero como se ha puesto el partido es un golpe de moral para nosotros”.

El técnico del City Jason Kreis coincidió con su estrella: “Es uno de los momentos más especiales de mi carrera. Ser capaz de remontar dos goles con uno menos demuestra de qué está hecho este equipo”.

Con un recuperado Villa y ante un equipo al que pudo ganar hace menos de un mes en Chicago, se esperaba que éste fuera el partido del inicio de la recuperación, pero no pudo empezar peor. Al minuto 26 de la primera parte el NYCFC ya perdía por 2-0 y se quedaba con un jugador menos por el penalti -y expulsión- cometido por el lateral R.J. Allen.

Tras el penal transformado por Jeff Larentowicz, Kreis no tuvo más remedio que sacar del campo a un hombre de ataque, el español Pablo Álvarez, para reforzar la defensa con Shay Facey.

Lo que parecía iba camino de ser una debacle ya había empezado antes. De los 23,313 espectadores que acudieron al templo del béisbol, los que salieron tarde del trabajo se perdieron el primer gol en contra del City, tempranero como viene siendo habitual los últimos partidos. En el minuto 14 Razvan Cocis remataba abajo, a la izquierda del arquero Saunders, una falta lateral centrada por Shaun Maloney.

Curiosamente, tras los dos goles y con 10 jugadores, el City comenzó a jugar mejor. Antes del descanso, en el minuto de descuento, Villa luchó un balón en la frontal que consiguió llevarse para disparar seco al arco. El tiro fue despejado por Sean Johnson, arquero del Fire, pero el rebote llegó frontal a Mehdi Ballouchy, que esta vez no perdonó y acercó al City en el marcador.

“El gol es 90% de David y 10% mío”, afirmó el marroquí, que con tres tantos en lo que va de temporada ya es el máximo goleador del equipo celeste.

El gol no apaciguó a Villa, muy luchador todo el partido, que recibió una tarjeta amarilla ya en el descanso por reclamar al árbitro.

“Me estoy peleando con centrales de dos metros y me pita falta a mí”, se quejó el delantero.

Impulsados por el gol, el NYCFC atacó desde el primero momento tras el intermedio, descuidando en ocasiones su retaguardia. Los contraataques de Chicago eran un constante peligro para la puerta local.

En el minuto 69 Villa recibió un balón filtrado por delante del punto de penalti y llegó a rematar forzado frente al arquero, al que no llegó a superar. Fue la mejor ocasión de la que disfrutó en toda la noche.

En el minuto 78 el City se volcó aún más en busca del empate con la entrada del centrocampista Thomas McNamara por el defensa Jeb Brovsky. Pero el cansancio ya hacía mella en las piernas y los visitantes fallaron ocasiones claras para haber sentenciado.

Y en el fútbol, ya se sabe: el que perdona, lo acaba pagando.

Ya en el tiempo de descuento, Villa recibió en la frontal del área, se revolvió y conectó con Khiry Shelton, que cruzó con la izquierda y anotó el empate con el primer gol de su carrera en la MLS.

Shelton, de 21 años, venía siendo titular los últimos partidos, pero hoy salió de la banca en la segunda parte.

“Ese gol le puede poner en el siguiente nivel”, comentó su entrenador. “Su límite es el cielo, pero es un jugador joven”.

Tras el pitido final el capitán, Villa, pidió a sus compañeros que se acercaran a la grada para saludar a la afición.

“Necesitábamos un partido así para recuperar confianza”, apuntó el asturiano. “El punto quizá sabe a poco, pero es una liga muy larga. Las plazas de playoffs no están tan lejos”.

Kreis espera que este empate sea un punto de inflexión: “Este punto ha sido realmente muy muy importante. Espero que los chicos entiendan que pueden conseguir resultados si dejan todo en la cancha”.

El NYCFC se enfrenta el próximo viernes al Real Salt Lake -anterior equipo de Kreis- en Salt Lake City, Utah, donde buscará la segunda victoria de la temporada.