El riesgo de ayudar a un hijo adulto

Mi única sugerencia: tome una decisión a conciencia y con conocimiento de causa
Sigue a El Diario NY en Facebook
El riesgo de ayudar a un hijo adulto
Si su hijo no puede mantenerse económicamente por sí mismo, sencillamente se transforma en una carga financiera.
Foto: Shutterstock

Usted ahorró durante toda la vida para poder jubilarse. Crió a sus hijos con la esperanza de que pudieran disfrutar de una vida productiva. Desafortunadamente, uno de sus hijos no parece querer madurar nunca: lo echaron del colegio y no sale de un problema para meterse en otro. Usted siente que debe seguir ayudándolo pero, ¿tiene los recursos para hacerlo?

La ayuda que le dio hasta el día de hoy le insumió muchísimo dinero, tiempo y energía. Está muy bien que haya invertido tiempo y energía. Sin embargo, el dinero es un factor que modifica sus ideas acerca de la vida llegado el momento de jubilarse.

Si tiene un hijo de entre 20 y 30 años que parece tener dificultades para arrancar en la vida, es usted quien debe decidir cómo solucionar este dilema. No hay una respuesta correcta. Mi única sugerencia: tome una decisión a conciencia y con conocimiento de causa.

Sin dudas, sus hijos significan mucho más para usted que el dinero. Pero si su hijo no puede mantenerse económicamente por sí mismo, este joven sencillamente se transforma en una onerosa carga financiera, en especial, si usted sigue pagando las cuentas.

Hay que admitir que algunos de los jóvenes de hoy llevan en sus espaldas cargas financieras incomparables. Según el Wall Street Journal, por ejemplo, la promoción de 2014 puso un pie en el mundo real con la deuda de préstamos para estudios más alta de la historia , un promedio de $33,000 cada uno. Los adultos jóvenes suelen tener más deudas de tarjetas de crédito  que dinero disponible para constituir un fondo para emergencias.

Usted también tiene problemas. Algún día, llegará a una edad en la que ya no podrá trabajar.

Si usted gasta sus ahorros para la jubilación en ayudar a un hijo adulto, debe tener en cuenta que la probabilidad de que algún día reciba apoyo financiero de ese hijo es baja. Incluso si las cosas no resultan ser así en un futuro lejano, usted debe dar por perdido todo el dinero que le dé a ese hijo y hacer un plan en consecuencia.

Es probable que haya leído acerca de los préstamos a familiares y amigos con justa razón. Más de cuatro de cada cinco personas le prestarían dinero a un familiar que está atravesando una situación difícil, según una encuesta reciente realizada por ConsumerCredit.com. Casi la mitad de los encuestados afirmaron que ayudarían a un familiar o amigo a pagar sus facturas médicas o incluso gastos cotidianos, entre ellos, el alquiler, los servicios o comestibles.

Creo que estos préstamos muchas veces traen aparejada una sorpresa desagradable. No se devuelven.

Quizá la mejor opción para todos sea buscar una forma más laboriosa de hacerse rico. ¿Su hijo recurrió alguna vez a una compañía de préstamos entre particulares como Lending Club o Prosper? Al menos, deje el contrato de préstamo sentado por escrito.

Otra cuestión importante: ¿Su dinero realmente  le está haciendo un favor a su hijo? En ocasiones, es mejor tener mano firme; se avecina una época en la que usted no podrá seguir ayudando. ¿Qué sucederá entonces con su hijo?

Si realmente se detuvo a analizar bien la situación, conversó con su cónyuge acerca de este tema tan difícil y decidió ayudar a su hijo, adelante. Esa decisión refleja muchos otros aspectos de la paternidad: en realidad, todo se reduce a lo que está bien para usted y su familia.

El apoyo puede ser algo bueno, no así los derechos adquiridos. Cerciórese de que sus decisiones coincidan con sus prioridades y las de su familia, y definitivamente estará haciendo lo correcto para usted y para su hijo.

Siga a AdviceIQ en Twitter, en @adviceiq.
Josh Patrick  es director fundador de Stage 2 Planning Partners, en South Burlington, Vt. Colabora para el blog You’re the Boss  del NY Times y trabaja con propietarios de empresas cerradas ayudándolas a crear valor empresarial y personal. Puede conocer más sobre su proceso de Revisión Objetiva  en su sitio web.
AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ. Aparecen nuevos asesores clasificados a diario.