Los errores financieros más comunes de las personas mayores

Si está en el momento de prepararse para su jubilación, infórmese para no equivocarse
Los errores financieros más comunes de las personas mayores
Los errores en el ahorro de la jubilación pueden resultar costosos.
Foto: Shutterstock

Nada le garantiza que tendrá suficiente dinero para cubrir todos sus posibles gastos durante la jubilación, pero al menos puede evitar cometer algunos errores comunes a medida que ingresa a esa etapa de la vida.

Estos son algunos errores que suelen cometer las personas mayores:

Ser víctimas de fraudes. Los estafadores adoran a los ancianos. El FBI brinda ciertas pautas sobre tipos de fraude, entre ellas, advertencias e información que siempre debe exigir en numerosos tipos de transacciones.

No comprender bien la cobertura de Medicare. Pueden existir carencias en la cobertura, incluso después de poder inscribirse en Medicare. Por ejemplo, el seguro médico del gobierno federal no cubre el costo de hogares de ancianos y los costos de servicios de asistencia para cuidados a largo plazo.

Medicare Parte A cubre la mayoría de los costos de atención en hospitales, centros de enfermería especializada y cuidados de la salud en el hogar y cuidados paliativos médicamente necesarios. Si trabajó y pagó las contribuciones al Seguro Social durante, al menos, 40 trimestres calendario (10 años), no deberá pagar nada; en cambio, si trabajó y pagó impuestos durante menos tiempo, deberá pagar una prima mensual.

La Parte B cubre el costo de la mayoría de los servicios de profesionales de la salud, tratamientos preventivos, equipos médicos, atención ambulatoria, análisis de laboratorio, radiografías, salud mental y algunos servicios de cuidados en el hogar y de ambulancias médicamente necesarios. En este caso, usted debe pagar una prima mensual.

Tener un enfoque de inversión sumamente conservador. Una asignación de activos con sobreponderación en bonos y efectivo puede tener como resultado que su cartera no genere suficientes ingresos a largo plazo, la cual debe estar alineada con sus objetivos de ahorro, necesidades y avidez por el riesgo.

También observamos que algunos jubilados no contemplan los efectos de la inflación en sus planes financieros.

Subestimar gastos importantes. En un escenario donde los costos de atención médica han incrementado a niveles sin precedentes, algunas personas mayores también subestiman el costo de una enfermedad grave.

Otro error común: suponer que podrá mantener una residencia importante en una zona costosa de por vida. Es posible que hoy pueda pagar los costos de mantenimiento y otros gastos de su vivienda, pero sume esos costos a lo largo de 30 o 40 años para determinar si podrá afrontarlos.

No hacer previsiones para una posible discapacidad. Si bien es posible que tenga instrumentos de planificación sucesoria, por ejemplo, un testamento, que estipulen cómo desea que se disponga de sus bienes a post mortem, ¿ha documentado cómo desea que se tomen las decisiones respecto a su salud y a sus bienes si sufre una discapacidad a causa de una enfermedad o lesión?

Dos documentos a tener en cuenta: un poder otorgado a efectos de que un apoderado pueda administrar sus finanzas; y un poder para tomar decisiones de atención médica, que confiere a un apoderado facultades para autorizar o rechazar procedimientos médicos si usted no está en condiciones para hacerlo.

Tener demasiados fondos en cuentas con diferimiento de impuestos. Es probable que utilice vehículos de este tipo, entre ellos, una cuenta de jubilación individual tradicional para ahorrar para su jubilación. En teoría: usted obtiene una exención de impuestos al aportar a la cuenta IRA y, luego, paga menos impuestos al efectuar retiros (lo que se conoce por el nombre de distribuciones mínimas obligatorias) dado que, supuestamente, durante la jubilación quedará comprendido en una categoría impositiva más baja.

El error: algunas personas mayores ingresan a una categoría impositiva más alta al retirarse de la vida laboral, anulando todas las ventajas que brindan estas cuentas.

Efectuar retiros de las cuentas de jubilación con demasiada anticipación. Nuevamente, tenga presente su situación financiera y su categoría impositiva. Retirar fondos de sus cuentas de jubilación demasiado pronto o demasiado tarde (ver los comentarios anteriores) puede perjudicar sus ahorros.

Por lo general, debe comenzar a hacer retiros de su cuenta IRA o cuenta de jubilación al cumplir 70 años y medio. Según el Servicio de Rentas Internas, “usted no puede mantener fondos para la jubilación en su cuenta por tiempo indeterminado… Si no efectúa ninguna distribución, o si el importe de las distribuciones no es suficiente, es posible que el monto no distribuido según lo exigido quede alcanzado por un impuesto al consumo del 50%”.

Transformarse en el banco de la familia. Muchas personas mayores quieren ayudar a sus hijos o nietos financieramente. También hemos observado ejemplos de donaciones que resultaron ser perjudiciales para los planes financieros.

No realizar investigaciones previas. Indague acerca de los proveedores de servicios financieros antes de invertir con los amables empleados del banco.

Puede verificar los antecedentes de un planificador en el Consejo de Normas para Planificadores Financieros Matriculados y los antecedentes de un contadAdviceIQ, Finanzas personalesor en el Instituto Estadounidense de Contadores Públicos Matriculados.

Ignorar las oportunidades de conversión a una cuenta Roth IRA. La opción de convertir su cuenta de jubilación en una cuenta Roth IRA después de jubilarse puede ser razonable, dado que la expectativa de vida es más prolongada hoy en día.

Los retiros de una cuenta Roth no están gravados por el impuesto sobre la renta, aunque debe tener al menos 59 años y medio al comenzar a efectuar las distribuciones mínimas obligatorias y una permanencia de no menos de cinco años en el plan. Una gran ventaja: las cuentas Roth IRA no exigen efectuar distribuciones mínimas obligatorias a ninguna edad.

Verifique cuál es su categoría impositiva y evalúe también el importe de la conversión. De acuerdo con las normas del IRS, la posibilidad de deducir sus contribuciones y la conversión dependerá de la condición que utilice al presentar sus declaraciones de impuestos y de si sus ingresos anuales superan determinados límites.

Dejar de hacer contribuciones a un plan de jubilación. La mayoría de las personas no efectúan contribuciones a un plan de jubilación durante esa etapa de la vida, pero esa medida puede ser razonable para quienes siguen generando ingresos. Si sigue aportando a una cuenta IRA con diferimiento de impuestos, contará con más fondos disponibles más adelante.

Muchas personas mayores tienen más años de vida por delante de lo que esperan.

– Tom Orecchio/AdviceIQ

Siga a AdviceIQ en Twitter, en @adviceiq.
Tom Orecchio, CFA, CFP, ChFC, CLU, AIF, es director y asesor patrimonial de  Modera Wealth Management LLC con sede en Westwood, N.J.
Nada de lo contenido en este artículo debe interpretarse como un asesoramiento personalizado en materia de inversiones, planificación financiera, asuntos legales, impositivos, contables o de otra índole, y no hay garantía alguna de que las opiniones y puntos de vista expresados en el presente se concretarán. Las inversiones pueden generar pérdidas y ganancias y pueden no ser adecuadas para todos los inversionistas. La información contenida en este artículo está sujeta a cambios sin previo aviso y no debe interpretarse como una oferta para comprar o vender un título valor o para participar en una estrategia de inversión específica.
AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad  se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ. Aparecen nuevos asesores clasificados a diario.