Peligran programas de enseñanza de inglés para adultos

Más de 4,000 inmigrantes serían afectados si se recortan los fondos para estos cursos
Peligran programas de enseñanza de inglés para adultos
Unos 300 estudiantes de programas de inglés protestaron este martes en las escalinatas de la Alcaldía.

Si a Saul Vásquez le recortan las clases de inglés, eso le afectaría enormemente tanto en su vida laboral como personal.“Para mi sería desastroso”, dijo el inmigrante que llegó de El Salvador hace 3 años y ahora toma clases de inglés cuatro veces por semana de forma gratuita en SoBro, (Corporacion de Desarrollo Económico del Sur de El Bronx).

“Es la única esperanza de poder prepararme para buscar un trabajo en el que gane mejor y así enviar más dinero a mi familia en mi país”, confesó el joven, que trabaja como ayudante en un restaurante.

Vásquez formó parte de los más de 300 estudiantes que este martes protestaron en las escalinatas de la Alcaldía, para que pedir tanto al Alcalde como al Concejo Municipal que restauren los fondos para continuar con los programas de Enseñanza de Lenguaje para Adultos.

En su plan de presupuesto el alcalde Bill de Blasio propuso recortes por el orden de los $4.7 millones a esos programas y que son asignados a organizaciones comunitarias de base, lo que afectará a por lo menos 4,100 estudiantes que reciben clases gratuitas en programas como Enseñanza de Inglés Para Personas que Hablan otro Idioma (ESOL), Educación Básica para Adultos (ABE) y el Equivalente de Enseñanza Secundaria (HSE).

Mauricio Collado, profesor de inglés de SoBro, que ofrece clases a más de 300 alumnos de diferentes partes del mundo, aseguró que el recorte de fondos afectaría a una gran comunidad que lo único que quiere es aprender el idioma para poder integrarse social y económicamente.

“Mis alumnos van a las clases porque necesitan que se abra la puerta para seguir creciendo y la única oportunidad que tienen se les está cerrando. De cortarse las clases, la mayoría no podrá pagar una enseñanza privada”, recalcó.

El concejal Carlos Menchaca, que preside el Comité de Inmigración del Concejo, se unió a la protesta y resaltó la manera en que la gente trabajadora se asegura de darle prioridad a los programas como el de Enseñanza para Adultos. Indicó, además, que “necesitamos ver en el presupuesto que el Alcalde está con nosotros y esto se demuestra dándonos los fondos para la educación de nuestros adultos”.

Para Kerwin Rivera, vicepresidente de SoBro, tanto en su agencia como en las otras que reciben fondos, las clases se reducirían en un 75%. “Sería un golpe muy duro, tanto para los estudiantes como para sus familias”.

El progreso laboral de la inmigrante mexicana Estela Tepale depende mucho de seguir tomando el curso de equivalencia de enseñanza secundaria, en la organización Se Hace Camino Nueva York: “Para mi es importante porque quiero encontrar un mejor trabajo para mantener a mis hijos, pero para muchos de mis compañeros de clase, es importante porque quieren ir a la universidad”.

Entre tanto el concejal Daniel Dromm, que preside el Comité de Educación, recordó que “existen 1.7 millones de neoyorquinos que no tienen el equivalente de enseñanza secundaria o que son deficientes en inglés, por lo que dándoles apoyo adicional se les ayudaría a encontrar mejores oportunidades laborales, lo que redundaría en un mejor impacto en su salud financiera y en la de sus familias.”

El nuevo año fiscal se inicia el primero de julio, por lo que de no restaurarse los fondos las clases quedarán suspendidas a partir del 30 de junio.