Pérez Molina, más cerca de perder su inmunidad por corrupción

El Congreso de Guatemala creó una comisión, liderada por la oposición, que decidirá sobre el presidente
Pérez Molina, más cerca de perder su inmunidad por corrupción
La Comisión fue elegida al azar y mediante pelotas numeradas.

GUATEMALA – El Congreso de Guatemala nombró ayer por sorteo a cinco diputados, cuatro de la oposición y uno del partido oficial, quienes evaluarán si el presidente del país centroamericano, Otto Pérez Molina, debe perder su inmunidad por una acusación de corrupción.

La comisión designada por el Congreso está presidida por el diputado Baudilio Hichos, quien pertenece a la mayor agrupación de la oposición en el Parlamento, el partido Libertad Democrática Renovada (Líder).

Los otros diputados son Hugo García Gudiel y Armando Chún, ambos de Líder; además de Hugo Morán, de la bancada Compromiso, Renovación y Orden (CREO); y Mario Linares, del gobernante Partido Patriota (PP), que llevó al poder a Pérez Molina en 2012.

La designación se llevó a cabo al azar, mediante una tómbola con pelotas numeradas que representaban a cada legislador, y de donde salieron los cinco diputados que conforman la denominada “Comisión Pesquisidora”.

El Congreso guatemalteco conformó la comisión después de que el pasado 10 de junio la Corte Suprema de Justicia (CSJ) le diera trámite a la denuncia del diputado opositor Amílcar Pop en contra de Pérez Molina, por su supuesta vinculación a dos escándalos de corrupción: uno en el ente recaudador de impuestos y otro en el Seguro Social.

La comisión investigará las acusaciones y, posteriormente, en una fecha que no ha sido definida, presentarán un informe en el que recomendarán retirar o no la inmunidad que el mandatario ostenta por su cargo.

Finalmente, los 158 diputados llevarán a cabo una votación en la que se necesitan al menos 105 votos para que el presidente de Guatemala pierda la inmunidad y pueda ser juzgado en caso de que el Ministerio Público encuentre evidencias en su contra.

Por unanimidad

La decisión del Supremo fue dictada por unanimidad tras analizar la solicitud de antejuicio presentada ante el Ministerio Público el 22 de mayo por Pop, del partido Winaq.

El legislador acusó al presidente de cuatro delitos relacionados dos escándalos de corrupción, desarticulados por las autoridades en los últimos dos meses y por los que ya hay 44 sospechosos en prisión preventiva.