La única latina en la sala

Ser una de las únicas latinas en la industria financiera fue una motivación para María Salinas que la llevó a convertirse en empresaria y presidenta del banco ProAmerica
Sigue a El Diario NY en Facebook
La única latina en la sala

La primera vez que María Salinas descubrió el mundo empresarial fue durante un verano en su adolescencia, cuando empezó a ayudar a su papa con su empresa.

Organizaba las facturas, costos, y cheques de nómina para llevar los papeles a la oficina del contador.

“Me acuerdo la primera vez que fui a la oficina del contador, y vi a cada uno en su oficina- a diferencia de en un garaje o afuera o en otro lugar”, dice Salinas con una risa. “Fue en ese momento cuando decidí: Yo quiero trabajar en una oficina”.

TAMBIÉN LEE: Plan de negocio, la clave para avanzar tu empresa

Hoy, Salinas trabaja en una de las oficinas más conocidas en el distrito financiero del centro de Los Ángeles, es la presidenta del consejo de administración del banco ProAmerica. Pero no es la única oficina en que trabaja. La chicana y nativa de Eagle Rock es fundadora y presidente de su empresa, Salinas Consulting. También sirve en la junta directiva del Consejo Nacional de La Raza y como la vicepresidenta de regentes de la Universidad Loyola Marymount.

Pero llegar al éxito no fue nada fácil. Aunque ella tenia claro desde el principio que quería una carrera en contabilidad, tuvo que demostrar su valor a muchas personas a lo largo del camino.

Al graduarse del programa de contabilidad de la universidad Loyola Marymount  en 1987, Salinas ya tenia un trabajo esperándola con Leventhal & Co. en Century City.  “Entrar a ese primer trabajo fue un shock total”, expresa. Se sorprendió mucho que fue la única mujer latina en el grupo de casi 300 profesionales de en compañía.

ENTÉRATE: Cinco pasos para lanzar tu propia app

“Me di cuenta que tenía una responsabilidad de mostrar lo capaz que es una mujer latina en el ambiente profesional”, cuenta la chicana.

Salinas aún siente esa responsabilidad hoy. “Todavía soy la única, o una de las pocas latinas en la salas de junta cuando voy a entrenamientos o otras reuniones”, admite. “Es algo en nuestra sociedad que no solamente tiene que cambiar sino que esta cambiando- hay cada vez más profesionales latinas”.

Salinas fue la primera persona que recibió su certificación de contadora publica (CPA) en el grupo de 60 asociados nuevos. Durante sus cuatro años con Leventhal, se involucró mucho en las organizaciones comunitarias latinas.

Después, fue contratada en Ernst & Young. Después de servir como una directora cuatro años en esa compañía, se fue a trabajar para Walt Disney, donde se quedó 11 años. “Ahí, trabajé en las finanzas internacionales, por lo cual tuve días muy largos“.

TE RECOMENDAMOS

Cómo es el negocio de la venta de cadáveres para la ciencia en EEUU

La fea realidad de los adelantos en efectivo de tarjetas

Seis errores financieros comunes

En sus años con Disney, María tuvo cuatro hijos con su esposo Raul- dos pares de gemelos. Con una familia creciendo, los días largos llegaron a ser cada vez más difícil.  “Llegué a un punto donde me di cuenta que quería tener control de las horas y de mis días”, dice ella.

Salinas salió de Disney en 2006.  Con las buenas relaciones y contactos acumulados en sus años de trabajo, decidió empezar su propio negocio de consultoría.

Escogí cinco de mis mentores y los contacté para ofrecer mis servicios“, cuenta la empresaria.

Después de solo un mes de dejar su trabajo en Disney, consiguió su primer cliente y contrató a su primer empleado. En solo un año, su empresa firmó un contrato con Toyota. Nueve años después, Salinas todavía mantiene ese, y varios otros con compañías grandes, como Disney. A la misma vez que Salinas estaba arrancando su negocio, recibió una oferta para ser parte de la fundación del banco ProAmerica, por lo cual ella aceptó.

Al mismo tiempo que empezó a crecer el banco, la consultoría empezó a recibir más clientes, y Salinas tuvo que contratar a más empleados.

“Llegó un punto donde tuve que dejar de trabajar personalmente en los proyectos de los clientes, y solo dirigir la empresa”, explica Salinas.

Hoy, Salinas sigue creciendo con el banco, y mantiene su negocio como pequeño negocio. La empresa tiene cinco empleados y una ganancia anual de entre $1.5 y $2 millones. “Por ahora, estoy muy feliz con el tamaño ‘boutique'”, asegura la empresaria que además sigue trabajando con varios organizaciones latinas y universitarias en la comunidad. “Tal vez un día en el futuro, lo expandirá“.

PULLQUOTE:

Consejos para mamás que quieren tomar un descanso de su carrera para criar hijos:

“Es muy importante no salir totalmente de la escena”, aconseja Salinas. “Tus hijos van a crecer en 12, 13 años, y vas a querer regresar, lo cual es muy difícil después de estar desconectada por mucho tiempo. Involucrate en organizaciones sin fines de lucro, toma un curso en el colegio, mantiene tus conexiones, y siempre mantiene un pie adentro de tu industria”