¿Te duelen las manos?

Estamos por terminar la semana y si, después de usar el teclado tantas horas, sientes molestia en tus manos o muñecas, es posible que necesites consultar a un médico

Algunos de los síntomas el Síndrome del Túnel del Carpo son entumecimiento, hormigueo, calambres, debilidad en la mano o en los dedos pulgar, índice, medio y el lado palmar del dedo anular, así como dificultad en los movimientos finos, dolor en una o ambas muñecas de la manos y en el agarre. ¿Te suena familiar?

El neurocirujano Carlos Rodríguez Aceves explica que si tienes alguno de estos síntomas, lo recomendables es “consultar cuanto antes a un especialista, ya que un diagnóstico oportuno y por ende, una pronta atención, ayudan a evitar daños irreversibles en el nervio mediano con una discapacidad permanente en la mano del paciente”.

El experto afirma que, la sintomatología se presenta de modo recurrente en cierto periodo y que además de las alteraciones antes mencionadas, a veces el dolor se puede irradiar, es decir, aparecer en regiones como el antebrazo o codo, incluso extenderse en el brazo. Agrega que en casos más severos hay dificultad para movilizar los dedos y principalmente, se afecta la función de oposición del dedo.

Además, la sintomatología es más frecuente durante la noche y generalmente quien la padece, puede aliviar las molestias de modo temporal si sacude la mano o la mueve, y esto puede presentarse en ambas manos aunque de modo principal aparece en la mano dominante.

Sus causas

Carlos Rodríguez explica que el Síndrome del Túnel del Carpo es una enfermedad que se presenta por un aumento de la presión dentro del canal que se ubica entre los huesos de la muñeca y el ligamento anular del carpo, por el cual pasan los tendones flexores de los dedos y el nervio mediano. Su origen se debe a múltiples factores tanto a nivel local como sistémico que pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad. Algunos de ellos son:

  1. Presencia de anomalías musculares.
  2. Engrosamiento del ligamento transverso.
  3. Inflamación de los tendones.
  4. Presencia de alteraciones endócrinas.
  5. Diabetes mellitus.
  6. Enfermedades reumáticas.
  7. Hiper y/o hipotiroidismo.

Y menos comunes:

  1. Alteraciones en las arterias.
  2. Presencia de tumores.

El experto añade que algunas actividades deportivas o laborales favorecen su aparición debido a la repetición de un movimiento y una mala postura al realizarlo, por lo que algunas personas que ejercen actividades como cerrajería, secretariado, carpintería, costura, música o labores que implican escribir por varias horas ininterrumpidas en un teclado, entre otras más, son proclives a desarrollarlo.

El doctor aconseja que vigilen el adecuado apoyo de sus muñecas, en especial el de la mano dominante, y también su postura cuando realicen sus tareas, así como que procuren el descanso tras un movimiento repetitivo e ininterrumpido por un lapso prolongando.

Tratamiento

Para finalizar, el neurocirujano Rodríguez comenta que este padecimiento sí tiene cura y que puede esperarse en una buena cantidad de casos una evolución favorable tras el tratamiento: “Convencionalmente es por medio del control de las causas que lo producen, y cuando no se ha detectado la causa específica, el manejo será conservador; reposo, evitar el movimiento repetitivo, terapia de rehabilitación e inyección de corticoides. Si no hay mejora, está indicada la intervención quirúrgica”, finaliza.

– Catalina Llorente

Colaboración Fundación Teletón México
#EscuelasLibresDeByulliyng
celeste@teleton.org.mx

En esta nota

Bienestar
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain