Con todo en contra, Collazo pelea por cetro

En una 'misión imposible' como la llaman los expertos, el boxeador quiere proclamarse campeón mundial welter de la AMB ante Thurman
Con todo en contra, Collazo pelea por cetro
Luis Collazo buscará el título mundial welter de la AMB. Foto: Getty Images.

Luis Collazo buscará este sábado volver a coronarse campeón mundial welter de la AMB, en la que los expertos consideran una “misión imposible”.

Hay más que una razón para dudar que Collazo (36-6, 19 KOs) vuelva a recuperar el título que una vez fue suyo: enfrentará al invicto Keith Thurman (25-0, 21 KOs), en Tampa, Florida, muy cerca de Clearwater, donde reside. Además, el retador tiene 34 años, contra los 26 del campeón.

Nada de eso intimida a Collazo. “Está bien, porque hace 10 años atrás no creyeron en mí tampoco”, dijo Collazo luego de uno de sus últimos entrenamientos en Queens, con el rostro aún mojado por el sudor.

Collazo se refiere a su triunfo sobre José Antonio Rivera el 2 de abril de 2005, cuando viajó a Worcester, Massachusetts, la casa del campeón y le arrebató el cetro de las 147 libras de la AMB, con decisión dividida. “Estoy con esa misma mentalidad”, agregó el ex monarca. “Yo sé que ésta es una oportunidad muy grande. Estoy bien contento, alegre; física y espiritualmente estoy donde tengo que estar. Estoy listo. Voy a ser campeón mundial otra vez”, reiteró Collazo, agradeciendo a Dios por la oportunidad.

Tampoco le quita el sueño el hecho de enfrentar un público localista. “No es nada nuevo para mí. Estuve en esta clase de peleas, así que ahora a disfrutar y hacer lo mío”, señaló el zurdo, quien sabe que la clave para una victoria será seguir el plan de pelea.

“Yo sé que él pega mucho, pero todo el mundo no puede noquear. Yo creo que él no ha peleado con un boxeador  como yo”, analizó Collazo.

Tras ganar el fajín welter, el nativo de Brooklyn atrajo a grandes nombres, como el inglés Ricky Hatton, quien le arrebató el cetro el 13 de mayo de 2006, con una decisión controversial en Boston.

En febrero de 2007, con el título interino welter del CMB en juego, venció a Shane Mosley por decisión unánime; pero en enero de 2009 cayó ante Andre Berto por el cetro del CMB.

De las tres peleas pasadas, Collazo ha ganado dos, ambas en el Barclays Center, en enero de 2014 noqueó a Víctor Ortiz en el segundo asalto.  Y en abril pasado por nocaut técnico sobre el mexicano Christopher Degollado.

Pero en mayo de 2014 cayó ante el británico Amir Khan en Las Vegas.

Considerado un noqueador, en las últimas cuatro peleas Thurman no ha vencido poor la vía rápida. El monarca viene de vencer al veterano Robert Guerrero por decisión unánime en Las Vegas el 7 de marzo pasado.

Collazo, un hombre de fe, que entrena con música religiosa, no habla malas palabras, respetuosamente dice que respeta a “The Gost” Guerrero, por lo que será un hueso duro de roer.

“En casi todas mis peleas grandes no era el favorito”, reconoció Collazo. “En la pelea con Ricky Hatton todo el mundo creía que él me iba a noquear, con Andre Berto también. Bueno, yo soy un peleador que no me importa, si me tiran un golpe nos vamos a fajar”, señaló.

“Yo no estoy peleando solamente por el dinero; yo estoy peleando para ganar porque el boxeo es mi pasión”, añadió.

Collazo sabe que llegará el día en que tenga que decir adiós al deporte que le apasiona, pero todavía no. “Yo le pido a Dios que cuando sea el tiempo me deje saber”, dijo.

“Tengo una familia y quiero disfrutarla”, manifestó Collazo, quien admitió que es duro estar separado de la familia mientras entrena. “Pero yo sé que les voy a dar una vida mejor”.

La pelea será la estelar de la primera cartelera de “Premier Boxing Champions” que transmitirá ESPN desde las 9:00 p.m. “Quiero dar a los fanáticos del boxeo una gran pelea”, finalizó.