Campeonas mundiales reciben llaves de Nueva York

Campeonas mundiales reciben llaves de Nueva York
Megan Rapinoe presume la llave de la ciudad que recibiera del Alcalde Bill de Blasio. /MARIELA LOMBARD-EDNY

Con la Copa Mundial brillando delante de las campeonas del séptimo mundial femenino de la FIFA, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, destacó el doble valor del triunfo.

“Cuando ellas trajeron de vuelta el trofeo (al país), también trajeron de vuelta el mensaje del poder de las mujeres”, manifestó De Blasio, momentos después de que las campeonas fueron llamadas a las escalinatas de City Hall una por una.

La mediocampista Carli Lloyd, la guardavallas Hope Solo y la delantera Abby Wambach fueron las más ovacionadas por los 3,500 aficionados que ganaron los boletos en una lotería para ser parte del homenaje en la Alcaldía.

Aunque el festejo se armó en cuatro días, las campeonas no podían irse con las manos vacías. El alcalde delegó a su esposa Chirlane, que entregue las llaves de la ciudad a las heroínas.

“Bueno, yo soy una muchacha de Jersey, pero ustedes neoyorquinos son impresionantes”, dijo Lloyd, premiada como la Jugado Más Valiosa de la Copa Mundial tras marcar tres goles en la final del domingo.

Wambach agradeció a los aficionados por su apoyo incondicional, que dijo fue “fundamental para el éxito del equipo”.

“Hemos tenido experiencias extraordinarias. Esta será una de ellas, si no la mejor cosa que me ha pasado en mi vida”, agregó Wambach. “No puedo agradecerles lo suficiente”.

Y así, entre confeti Azul, blanco y rojo concluyó el festejo a la selección nacional femenina, que dio a Estados Unidos el tercer título mundial después de los ganados en 1991 y 1999.

 

2 millones

de dólares costó el evento (de los que 450 mil eran de financiación privada)

3 mil

agentes de policía fueron desplegados para controlar el orden

2

toneladas de papel y confeti se requirió para lanzar a las heroínas