Economía y empleo en EU, generan remesas históricas en México

Economía y empleo en EU, generan remesas históricas en México
El peso mexicano pierde terreno ante el dólar.

Los 11.8 millones de mexicanos que radican en Estados Unidos no gozan de políticas que fomenten su desarrollo laboral y educativo, por lo que tienden a no terminar sus estudios y a desarrollarse, en mayor medida, en actividades informales, pese a que son generadores de riqueza tanto en aquí como en su país de residencia.

Las remesas –que constituyen una de las principales fuentes de ingresos de divisas del país, junto con las exportaciones petroleras, las manufacturas y la inversión extranjera directa– para 2015 y 2016, tienen pronósticos positivos, con un aumento de 2.9 y 4.9 por ciento, respectivamente.

Estos porcentajes se traducen en 24 mil y 25 mil 500 millones de dólares y de seguir así, se podría alcanzar la cifra histórica de 2007, que se ubicó por arriba de los 26 mil millones de dólares.

remesas

De acuerdo con el estudio sobre la Situación de la Migración en México al Primer Trimestre de 2015, realizado por la Fundación BBVA Bancomer, la recuperación de la economía y el empleo en territorio estadounidense han fortalecido el envío de dinero.

México, en comparación con el resto de América Latina, es el país que más se beneficia con las remesas; le siguen Guatemala con 8 mil millones, República Dominicana con 4 mil 600 millones y El Salvador con 4 mil 279 millones de dólares.

Lea también: Zacatecas crea Secretaría del Migrante

Los estados que más se benefician de estos ingresos, y por lo tanto, los que guardan los índices más alto de expulsión de migrantes, son Michoacán, Guerrero, Estado de México, Distrito Federal y Guanajuato. Otro dato obtenido por los analistas, es que los estados que comienzan a registrar un aumento en la recepción de remesas son Baja California, Coahuila y Sonora.

Para 2014, la población de Estados Unidos era de 313.1 millones de personas, de la cuales 43.1 por ciento son inmigrantes y 11.5 por ciento son de origen mexicano, la cifra más alta después de las personas de origen asiático (13 por ciento).

Datos del Consejo Nacional de Población (Conapo) señalan que de los mexicanos que trabajan en Estados Unidos, 86 por ciento son económicamente activos, y sólo 6.6 por ciento están desocupados; el 63 por ciento trabaja de 35 a 44 horas a la semana, 22 por ciento 34 o menos y el 14 por ciento 45 o más y el 90 por ciento son trabajadores asalariados. La mayoría, gana entre 10 mil y 29 mil dólares anuales; sólo el 28 por ciento vive en condiciones de pobreza.

Derivado de la generación de políticas antiinmigrantes, como el reforzamiento en la frontera norte, el incremento de elementos de la patrulla fronteriza, el aumento en el número de deportaciones ubicadas en 315 mil en 2013, y la lentitud en las negociaciones de la reforma migratoria, ha generado que la cifra de migrantes que retornan al año sea similar a la cifra de los que ingresan a Estados Unidos.

Lea también: México endurece políticas para niños que viajan al extranjero sin sus padres

Para esta parte del flujo migratorio, el escenario no es alentador. Las cifras anuales de retorno de mexicanos se ubican en 660 mil en promedio y según la información del estudio, éstos suelen encontrar empleo de manera rápida, pero la mayoría, el 82 por ciento, lo hace en un empleo informal, con un sueldo de tres salarios mínimos. En cambio, los migrantes que logran obtener un trabajo formal –18 por ciento– tienen un ingreso 32.2 por ciento mayor.

El 39 por ciento de estas personas viven en localidades de menos de 2 mil 500 habitantes; el promedio de edad va de los 18 a los 47 años y el 80 por ciento muestran bajos niveles de escolaridad, con sólo la secundaria terminada.

Entre los factores que intervienen para que los migrantes retornados se encuentren con trabajos informales, el informe refiere a la edad, el nivel educativo, el sexo, si se es jefe del hogar, número de integrantes en la familia, otros miembros con trabajo informal dentro de la familia, y el tamaño de la localidad. Incluso, de este último factor se obtuvo que el 90 por ciento de los empleos que salen de comunidades con menos de 2 mil 500 habitantes, son informales.

Lea también: Buscan a deportados que firmaron “salida voluntaria” de EEUU

“Mientras más pequeña y más rural sea una localidad, hay mayor probabilidad de que las personas sean informales […] lo que hace que este factor esté muy ligado al tema migratorio. Muchas de las comunidades con altos índices migratorios son pequeñas, por lo que es un tema que debe abordarse con políticas de educación”, comentó durante la presentación del informe, Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de BBVA Bancomer.

Difícil, la educación en Estados Unidos 

El análisis económico realizado por Bancomer abordó la situación actual de los mexicanos que radican en Estados Unidos y que estudian. Se obtuvo que el 16 por ciento de los estudiantes en educación superior son de origen hispano, de los cuales 51.3 son mexicanos, es decir, más de 2 millones.

“La mayoría de ellos están en instituciones públicas, poco selectivas o de admisión abierta, principalmente en estudios vocacionales o técnicos que duran dos años, presentan las menores tasas de graduación que el resto de la población y el desempeño académico más bajo”, puede leerse en el documento.

Entre los factores que pueden incrementar esta tendencia es que a pesar de que son independientes económicamente, tienen dependientes económicos –en promedio, sus familias están integradas por 4 miembros–, además del pequeño acceso a montos de financiamiento por parte de instituciones educativas y de gobierno. Por esta razón también tardan en graduarse, ya que se ven en la necesidad de conseguir un empleo, por lo que retrasan ese requisito.

Lea también: Dreamers se unen para luchar en México y EEUU (fotos)

“Los migrantes mexicanos están entre los que tienen peores niveles educativos, incluso por debajo de centroamericanos, y por lo tanto, en Estados Unidos tienen menores oportunidades de obtener empleos mejor remunerados. Pensamos que uno de los orígenes de la migración es este, el de la educación. Por otra parte, al no consolidar allá los estudios, regresan para obtener trabajos informales y mal remunerados”, agregó Serrano Herrera.