Aprueban ley contra “ciudades santuarios”

Medida suprime fondos federales a ciudades que no cooperen con agentes de Inmigración pero afronta amenaza de veto presidencial
Aprueban ley contra “ciudades santuarios”

Washington, D.C. – Tras un álgido debate sobre el combate contra la inmigración ilegal, la Cámara de Representantes, bajo control republicano, aprobó este jueves una medida contra las “ciudades santuario”, que suprime los fondos federales a ciudades y jurisdicciones que se nieguen a cooperar con los agentes de Inmigración, aunque la medida afronta la amenaza de un veto presidencial.

Con 241 votos a favor y 179 en contra, la Cámara Baja aprobó la medida presentada por el legislador republicano por California, Duncan Hunter, aunque la Casa Blanca indicó previo al voto que ésta afrontará el veto presidencial.

La medida -que se ganó la repulsa de los grupos pro-inmigrantes en todo el país- suprime fondos federales para ciertas tareas policiales a las más de 300 ciudades y jurisdicciones, como San Francisco, Nueva York, Chicago o Houston, que no cooperen con los agentes federales de Inmigración.

Se prevé que el Senado votará su propia versión de la medida -patrocinada por los republicanos Jeff Sessions y Ron Johnson-, probablemente en septiembre tras el receso legislativo del mes próximo.

Durante el debate, la mayoría de los demócratas acusó a los republicanos de politizar la muerte de una joven en San Francisco a manos de un inmigrante mexicano indocumentado el pasado 1 de julio, y de alinearse con el magnate y precandidato presidencial republicano, Donald Trump, quien hoy mismo en Texas continuó su retórica anti-inmigrante.

“El ala de Donald Trump del Partido Republicano va claramente en ascenso acá… este proyecto de ley no es para pescar a criminales, sino para acaparar titulares”, se quejó el legislador demócrata por Texas, Lloyd Doggett, resumiendo el malestar de su bancada.

En ese sentido, la  líder de la minoría demócrata, Nancy Pelosi, dijo que “el Acta de Donald Trump”, no soluciona nada y que, en vez de atacar a los inmigrantes, los republicanos del Congreso deben aprobar una reforma migratoria integral.

Pero, haciéndose eco del libreto conservador, el legislador por Carolina del Sur, Trey Gowdy, insistió en que las “ciudades santuario” están más interesadas en proteger a criminales “que en resguardar la seguridad de ciudadanos que obedecen las leyes”, por lo que la medida es, a su juicio, “un asunto de vida y muerte”.

De entre los 179 que votaron en contra de la medida figuró el legislador republicano por Florida, Carlos Curbelo, quien dijo a los periodistas que esta legislación no hubiese frenado la muerte de Kathryn Steinle a manos de Juan Francisco López Sánchez, un indocumentado que tenía órdenes de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) pero que fue soltado por las autoridades de San Francisco.

“Este es un ejercicio, no una solución. Tal vez genere titulares, pero no va a resolver el problema” de la inmigración ilegal, enfatizó Curbelo.

En un guiño a los conservadores, Trump y los demás precandidatos republicanos presidenciales han mantenido posturas de “mano dura” contra los 11,5 millones de indocumentados en Estados Unidos, pese a que esa retórica ha sentado mal entre la mayoría de la comunidad inmigrante.

Según el nuevo consenso entre los expertos, los republicanos necesitarán el apoyo del 47% del voto latino para ganar la Casa Blanca en 2016, debido en parte al crecimiento poblacional de los latinos y su aumento de participación en las urnas.

Amenaza de veto presidencial

La Casa Blanca dejó en claro que, de aprobarse en ambas cámaras del Congreso, la medida afrontará el veto del presidente Barack Obama, y los legisladores entonces tendrían que recabar el apoyo de dos tercios del Congreso para revertir el “no” del mandatario.

La Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB) de la Casa Blanca aseguró que Obama vetaría la legislación porque no ofrece una reforma migratoria integral, “socava los esfuerzos actuales de la Administración de deportar a los criminales más peligrosos y de trabajar de forma conjunta con las agencias policiales locales y estatales, y amenaza los derechos civiles de todos los estadounidenses”.

La OMB reiteró que, en aras de la seguridad pública, es preferible centrar los recursos en las amenazas “más significativas” y que las políticas en vigor logran ese objetivo.

Otra audiencia contra “ciudades santuario”

La aprobación de la medida coincidió con una audiencia del subcomité judicial de la Cámara Baja en la que republicanos como el legislador por Iowa, Steve King,  arremetieron contra las “ciudades santuario” porque, a su juicio, dan refugio a criminales y han sido producto de las políticas migratorias del presidente Barack Obama.

Según King, el país no tiene apetito para una “amnistía”, y  ahora existe un “clima mucho mejor” para leyes que refuercen la vigilancia en la frontera sur y el cumplimiento de las leyes migratorias.

En la misma audiencia, el padre de Steinle, Jim, pidió que la muerte de su hija no sea en vano, y que el Congreso apruebe una iniciativa para que los inmigrantes con antecedentes penales se mantengan tras las rejas y no sean un peligro para la seguridad pública.