Guerreras históricas sobre la lona

Ronda Rousey aparece en estos días como la heroína de los deportes de combate.

Es que la peleadora de UFC se ha mostrado dominante en sus peleas. Su récord en las artes marciales mixtas (MMA) se mantiene inmaculado: 12-0, tres por nocaut y nueve por sometimiento, habiendo ganado 11 de ellas en el primer round.

Rousey es considerada la peleadora No. 1 de MMA del momento, aunque algunos consideran que la monarca de las 135 libras es la mejor de todos los tiempos.

Es más, unos cuantos entusiastas aficionados de la californiana de 28 años la ponen como la mejor peleadora de todos los tiempos, incluyendo boxeadoras.

HISTORIA DEL BOXEO

Reseñas indican que las mujeres entraron en los deportes de combate hace casi dos siglos, en 1722, en Londres, con Elizabeth Wilkinson Stokes como la pionera, se dice que peleó en la calle, en teatros y arenas de Inglaterra, con hombres y mujeres, con los puños y armas, lo que en ese tiempo se llamaba “artes marciales mixtas”, algo que la pone más cerca de la MMA contemporánea que el boxeo.

En Estados Unidos, reportes indican que el combate entre Nell Saunders y Rose Harland fue el primero entre dos púgiles mujeres; tuvo lugar en el New York Hills Theater, en 1876. ¿Y el premio? Un platito de mantequilla de plata.

Aunque el boxeo masculino ingresó en los Juegos Olímpicos de San Luis 1904, la competición femenina recién se aceptó para la cita de Londres 2012.

No obstante, el boxeo femenino continuó a pesar de estar prohibido, hasta que en 1977 –después de casi 100 años de veto– tuvo lugar la pelea entre Cathy Davis y Margie Dunson en Fayetteville, Carolina del Norte.

Los rostros del pugilismo

Es en la década de 1990 cuando florece el boxeo femenino, con campeonas como Christy Martin, la más prominente boxeadora de Estados Unidos, quien empezó su carrera en 1989, a la edad de 21 años, y conquistó tres títulos mundiales. Conocida como “La Hija del Minero”, Martin se retiró tras 57 peleas, 40 triunfos (31 por nocaut), siete derrotas y tres empates. Antes del boxeo, Christy compitió en “Toughwoman”, un torneo de artes marciales mixtas, ganando tres títulos consecutivos.

Mía Rosales St. John ingresó en el boxeo cuando tenía 29 años, debutando en febrero de 1997, con nocaut sobre Angélica Villaín en 54 segundos del primer asalto, lo que le valió el apodo de “The Knocaut”. En 60 peleas dejó marca de 47-13-2 (18 KOs). Fue campeona mundial superwelter del CMB, y en el peso ligero de la IBA e IFBA. Mientras cursaba sus estudios universitarios de psicología, la peleadora de origen mexicano compitió en taekwondo para pagarse los estudios, y compiló récord de 27-1.

Ann Wolfe, que comenzó su carrera boxística en 1998, tres años después de competir en el campeonato nacional de baloncesto de la NCAA, con la Universidad de Tennessee, se consagró en el boxeo en 2004, con nocaut sobre la monarca mundial de la categoría semipesado, Vonda Ward, en 68 segundos. El golpe fue tan fuerte que Ward pasó varios días en el hospital tras sufrir conmoción cerebral. “Brown Sugar” Wolfe, considerada la peleadora de mayor pegada, tuvo en su poder cuatro títulos en diferentes divisiones al mismo tiempo; se retiró en 2006 con récord de 24-1.

Laila Ali demostró que heredó los genes de su famoso padre, Muhammad Ali, y aunque éste se opuso, la octava de nueve hijos del gran campeón, debutó en octubre de 1999; se retiró en febrero de 2007 con marca inmaculada: 24-0-0 y cinco cinturones de campeona: tres del peso supermediano IBA, IWBF y WIBA, ganados en 2002; semipesado IWBF en 2004; y supermediano del CMB en 2005.

Dignas de mención son dos púgiles europeas: la holandesa Lucia Rijker y la alemana Regina Halmich, por su trayectoria y aporte al pugilismo femenino.

Rijker debutó en el boxeo profesional en 1996 y colgó los guantes en 2004, con marca perfecta de 17-0, incluyendo 14 triunfos por nocaut. Antes de su incursión en el pugilismo, la holandesa conquistó cinco títulos mundiales en “kickboxing”, del que se fue también invicta, con marca de 37-0. Por ello se ganó el apodo de “La mujer más peligrosa en el mundo”. Fue la primera mujer en ingresar al Salón de la Fama del Boxeo Mundial, más pequeño que el tempo Internacional de Canastota.

Halmich es otra de las pioneras; empezó en 1994, a los 17 años, y se retiró en 2007, con marca de 54-1-1, con 16 KOs. La alemana es una de las más exitosas en el deporte y ayudó a popularizar el pugilismo femenino en Europa. Fue campeona amateur de kickboxing en su país entre 1992 y 1994, cuando también conquistó el título europeo. Fue campeona mundial en tres divisiones: minimosca, mosca y supermosca.

LAS ARTES MARCIALES MIXTAS

Las primeras peleas de artes marciales mixtas se remontan al comienzo del siglo pasado, reportes indican que tuvieron lugar en Europa y Japón. Pero recién en 1980 se creó el primer torneo regulado, bajo el nombre de “Tough Guy Contest”, nombre que cambió luego a “Battle of the Superfighters”, con 10 torneos en Pennsylvania, pero en 1983 se prohibió la práctica del deporte en ese estado. Pero en 1993 tiene lugar la primera competencia en Estados Unidos, bajo la bandera de UFC (Ultimate Fighting Championship) y estamos hablando de peleas de varones.

Las primeras peleas de mujeres en Japón documentadas se remontan a mediados de la década de los 90s. En Estados Unidos, los combates femeninos empiezan a cobrar vida después del éxito del show de televisión “The Ultimate Fighter” de UFC.

Eventualmente, las mujeres incursionaban en las competencias de artes marciales mixtas.

Aunque nunca ganó un campeonato, la estadounidense Gina Joy Carano es reconocida como “el rostro femenino de las Artes Marciales Mixtas”. Gina comenzó peleando en el la especialidad de Muay Thai, y con record de 12-1-1 fue invitada a pelear contra Leticia Pestova en el primer torneo de MMA sancionado en Nevada. Carano ganó en el segundo round. Todavía tiene contrato con UFC aunque no ha peleado desde agosto de 2009, cuando se llevó su única derrota, ante Cristiane Justino; tiene record de 7-1; ahora está dedicada a la actuación.

La brasileña Cristiane “Cyborg” Justino, conocida como Cristiane Santos (apellido de su ex esposo Evangelista), es la campeona pluma (136-145 lbs), que ganó y ha defendido bajo la bandera de Invicta; en kickboxing tiene récord de 2-1, los dos triunfos por nocaut, y en artes marciales mixtas 14-1-1, 12 KOs, dos decisiones; perdió por sometimiento. En enero de 2012 fue suspendida un año por dar positivo al anabólico stanozolol. Actualmente pertenece a UFC, pero tendrá que competir en un evento de Invicta en las 135 libras para poder competir contra la invicta Rousey.

Ronda Rousey es la estrella de las artes marciales mixtas de moda. La californiana de 28 años es la campeona del peso pluma de UFC y de Strikeforce. Y como si esto fuera poco, fue la primera mujer en ganar una medalla olímpica para Estados Unidos en judo: bronce en Beijing 2008 en la categoría de menos de 70 kg.