Empleado de pizzería acepta asesinato de compañera de trabajo

El hombre cometió el crimen para quedarse con un dinero en efectivo

Un hombre de 30 años se declaró culpable de asfixiar a una compañera de trabajo de una pizzería  y prender fuego a la residencia con el fin de borrar cualquier evidencia.

El 27 de abril de 2014, los bomberos acudieron a la casa de Sviatlana Dranko, en la ciudad de Hillsborough, tras ser reportado un incendio. Allí encontraron el cuerpo de la joven mujer de 30 años completamente incinerado.

Dos días después del siniestro,  Juan Jiménez Olivera se entregó a las autoridades del condado Somerset y admitió ser el responsable del crimen. Luego de un arreglo con la Fiscalía se declaró culpable por homicidio, incendio premeditado, robo y alteración de evidencia, entre otros.

El hombre confesó haber puesto una almohada sobre la cara de Dranko y luego de asfixiarla para robarle $6,000 en efectivo, seguidamente prendió fuego a la vivienda para tratar de encubrir toda pista que lo inculpara del delito.

Jiménez Olivera enfrentaba una pena de 126 años, pero gracias al arreglo con la Fiscalía solo será sentenciado el 18 de septiembre a un máximo de 30 años en prisión sin derecho a salir bajo palabra.  Una vez cumpla la condena deberá cumplir con una orden de deportación hacia México su país de origen.