Obligan a salones de uñas a tener seguro en caso de quiebras

Este bono servirá en caso de que haya robo de salarios y los culpables no puedan pagar, como ya ha pasado.
Obligan a salones de uñas a tener seguro en caso de quiebras
Hay 2,000 salones de uñas en la ciudad de Nueva York.

Nueva York- Silvia González y su hija, Martha Mendoza, le ganaron el caso judicial a la dueña del salón de uñas donde las explotaron por años. Deberían recibir $200,000 en sueldos y otras compensaciones, pero el dinero aún no llega a sus bolsillos.
Casos anteriores han logrado recuperar parte de los sueldos, pero ha sido difícil por quiebras y otros conflictos financieros de los demandados. Para enfrentar este problema, el gobernador Andrew Cuomo anunció una nueva medida regulatoria para esta industria.
“Simple y llanamente no aceptaremos la explotación de trabajadores del estado de Nueva York”, dijo Cuomo al explicar la nueva medida, que obligará a los salones de uñas a proveer de un bono de salarios dentro de los próximos 60 días, o enfrentar multas y penalidades. “Esta administración no tolerará abusos en ninguna industria y hoy estamos tomando otro paso para proteger la dignidad y los derechos de los trabajadores de salones de uñas a través del estado”.
Dicho bono actuará como una especie de seguro y costará alrededor de un 1% o 2% de las cifras que cubre. Los pagos dependerán de la cantidad de empleados. Por ejemplo, para un salón de dos a cinco empleados de tiempo completo, se cubrirá al menos $25,000, lo que debería costar $250 o $500 anuales. Para 26 o más trabajadores de tiempo completo, se requerirá cobertura por al menos de $125,000.

07-16-2015_02_BX_CUOMO
“El requerimiento de este bono es un gran paso en la dirección correcta para proteger a estos trabajadores, pero no es una solución perfecta”, explicó Kara Miller, abogada que representa a once trabajadoras de la empresa Envy Nails.
“Los requerimientos monetarios de los bonos, dependiendo de la cantidad de empleados en el salón quizás no sean suficientes para pagar los montos completos de un juicio. Además, es común en esta industria que los empleados se les mienta y se les diga que son ‘contratistas independientes’, no sujetos a estas leyes”.
De todas maneras, Miller dice que el modelo puede funcionar, como ya lo ha hecho en empleos de construcción pública en Nueva York.

07-16-2015_18_BX_CUOMO
Esta norma se sumará a las otras regulaciones que ya están siendo aplicadas y estudiadas para asegurar sueldos justos e higiene tanto para los clientes como para los empleados. Sin embargo, para la salvadoreña Sandra Kim, las regulaciones y los costos que conllevan no están siendo positivos para los trabajadores.
“A la dueña ya no le alcanza para pagar a todos. Sólo les podemos dar cuarenta horas a la semana a las trabajadoras”, dice la administradora del salón Just Nails, en Queens. “No nos conviene a nosotros, pero tampoco a ellas, que están trabajando menos”.
Otras empleadas de salones de uñas creen que el cambio sí es beneficioso. “No es algo que esté mal. A veces uno ve que abren y cierran salones porque la renta es muy cara”, explicó Rocío Fernández, colombiana que trabajó por trece años en locales en Wall Street con coreanos y hoy tiene su propio negocio independiente. “Yo finalmente decidí no lidiar con empleados y trabajo con citas. Por ahora me mantengo bien”.

Por su parte, el asambleísta Ron Kim, quien ha estado mediando entre Albany y los salones de uñas, dice que está analizando la situación planteada por el gobernador. “Estamos algo preocupados por los dueños de pequeños negocios, ya que un producto de seguros como éste no existe en la industria y será muy difícil conseguirlo para estos locales”, dijo el asambleísta. “No tengo nada contra la idea, creo que puede ayudar a las dos partes, pero está el problema del costo y de su existencia”.