Consejos para cuidar de la higiene y salud de tu perro

Aprende qué hacer para que se deje examinar, cepillar o aplicar medicamentos
Consejos para cuidar de la higiene y salud de tu perro
Regularmente las patas y los oídos los tocamos cuando el perro tiene algún problema.
Foto: Shutterstock

Llevaste a tu perro al veterinario y resulta que le tienes que aplicar medicamento en los oídos o los ojos, pero la mitad del medicamento se cayó al piso porque no se para de mover o intentó morderte. Trataste de cortarle las uñas y descubres que tu perro es una fiera cuando le tocan las patas. ¡En el veterinario le fueron a abrir la boca para observar su dentadura y lo tuvieron que agarrar entre cuatro cuando el perro no pesa ni 15 libras!

Esto le puede suceder al que tiene un chihuahua o al que tiene un Doberman. Hay partes del cuerpo del perro que no se dejan tocar.

Regularmente las patas y los oídos los tocamos cuando el perro tiene alguna condición que hay que tratar, para cortar uñas, para desenredar el pelo o para sacarle una garrapata. Por lo tanto, asocia que cada vez que van a tocarle estas partes del cuerpo será para algo negativo y se defenderá gritando o mordiendo.

Mientras más edad tenga el perro peor se va a poner. Si los acostumbramos desde jóvenes a manipularlos y sobarlos serán menos traumáticas las visitas al veterinario, la aplicación de medicamentos, etc.

A continuación algunos consejos para que tu perro se deje examinar, cepillar o aplicar medicamentos sin que se convierta en una fiera.

Para cepillarlo

Siéntate tranquilamente con tu perro y ten golosinas cerca. Primero, acércale el cepillo y dale un “treat”. Deja que huela el cepillo. Luego, pasa el cepillo o la peinilla por áreas donde no tenga nudos y dale el “treat”. Ve peinando por partes, sin prisa, y por cada área que peines le das un “treat”. Créeme que va a brincar de la emoción cada vez que saques ese cepillo o peinilla. ¡OJO! Ten el cepillo y peinilla apropiado para su tipo de pelo. Si está muy enredado, mejor recórtale el pelo corto y lo vas acostumbrando poco a poco, según le vaya creciendo el pelo nuevamente. Recuerda, el pelo crece pero el trauma que le pueda causar al perro el intentar desenredarlo es difícil de superar.

Para cortar uñas y manipular las patas

Utilizarás el mismo principio que para cepillarlo. Tócale la patita y dale el “treat”. Lo puedes sentar en tu falda y según vaya cogiendo confianza y veas que cada vez que le tocas la pata no intenta defenderse, puedes ir profundizando. Puede tomar meses lograr que un perro se deje tocar las patas si ya ha tenido experiencias que para él no son agradables.  Si es un perro adulto y no te sientes seguro de que lo puedes lograr controlar, permite que un profesional como un “groomer” o veterinario le corten las uñas.

Aplicar o dar medicamentos

Hay perros que se comen hasta las piedras del patio pero para tragarse una pastillita hay que hacer malabares. Puedes esconderle la pastilla adentro de su “treat favorito”. Es muy probable que logres engañarlo. También vienen unos “treats” de la marca Greenies que son diseñados para darle las pastillas a los perros. En el caso de aplicar medicamentos en los oídos o los ojos, yo soy partidaria de ir a las buenas y poco a poco pero en el caso de algunos medicamentos no hay tiempo para este método ya que su sanación dependerá de cuán consistente seas en la aplicación del  medicamento.

Por lo tanto, intenta primero a las buenas y dale un “treat” cada vez que le acerques el medicamento. Si notas que no hay manera, pídele al veterinario que te enseñe cómo agarrar al perro correctamente y con firmeza y luego de aplicar el medicamento le das su “treat”.

– Mariel Calderón Álvarez es entrenadora de perros en Lucky Pet. Para más información visita www.luckypetpr.com Si tienes dudas sobre el comportamiento de tu perro, puedes escribirnos a luckypet@gmail.com