Smithsonian exhibe retrato de primer gobernador de Puerto Rico, Luis Muñoz Marín

Pintor Francisco Rodón asegura que Muñoz Marín dejó al país la lección de “sí se puede”    
Smithsonian exhibe retrato de primer gobernador de Puerto Rico, Luis Muñoz Marín
Foto: Maria Peña

Washington.- El pintor puertorriqueño Francisco Rodón siempre estuvo “a la caza” del primer gobernador de la isla, Luis Muñoz Marín, para plasmar su imagen en un lienzo y, desde este  jueves, el prestigioso Instituto Smithsonian exhibe su retrato de esta figura clave en la historia del país caribeño.

“Pancho” Rodón participó hoy en la apertura de la exhibición de su emblemática obra, que fue entregada en préstamo a la Galería Nacional de Retratos, del Smithsonian, por un período de dos años.

En entrevista con este diario, Rodón aseguró sentirse “sumamente honrado” porque, a su juicio, la exposición del cuadro en Washington “le hace justicia a un gran humanista, que aportó grandes lecciones para Puerto Rico y el mundo”.

Muñoz Marín  dejó una huella indeleble en la historia de la isla y, a juicio de Rodón, una de las lecciones de su legado a la isla “es que sí se puede”.

“Nos pediría que no desmayemos en ese afán y en las metas… pese al estado anímico en el que nos podamos sentir atrapados. Hay soluciones, creo que eso diría” respecto a la crisis actual en Puerto Rico, observó el artista.

El actual gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla “heredó un país en ruinas y ha hecho lo imposible, pero hay que ayudarlo”, señaló.

Amigo y confidente

Antes de convertirse su amigo y confidente, Rodón recuerda que tuvo que dar la lucha por conseguir una cita con Muñoz Marín para proponerle un retrato.

“Siempre estuve a la caza de don Luis, y aunque pasé muchos años retratando a gente extraordinaria el poder pintarlo se convirtió en una obsesión”, bromeó Rodón, al rememorar cómo evolucionó su amistad con el líder político.

“El mismo me llamó porque estaba bastante inconforme con sus memorias y me pidió que hiciera sus memorias en un cuadro”, aseguró Rodón, quien tardó tres años en completar la obra, entre 1974 y 1977, periodo durante el cual ambos compartieron paseos, y anécdotas y confidencias, algunas veces hasta altas horas de la noche.

Una de esas confidencias, recordó Rodón, surgió en 1977, cuando Muñoz Marín le confesó que, pese a sus buenas intenciones, “alguien le impidió” liberar a varios presos nacionalistas, aunque evadió revelar su nombre.

“Me decía que eso le robó la paz del espíritu… fue un hombre de enorme sensibilidad, y también sufrió la muerte de su gran amigo y patriota, (el poeta) Luis Palés Matos“, apuntó.

Legado de Muñoz Marín

Muñoz Marín fue el primer gobernador democráticamente electo en Puerto Rico, donde sus antecesores habían sido asignados por el gobierno de Estados Unidos.

Considerado el padre de la política moderna de la isla, Muñoz Marín se destacó también como poeta, senador y periodista, y se convirtió en una de las figuras centrales de la historia boricua en el siglo 20.

Muñoz Marín adoptó medidas que transformaron a Puerto Rico en un escaparate del desarrollo capitalista en América Latina. Entre sus logros está el haber fundado el Partido Popular Democrático (PPD) a finales de la década de 1930, y la puesta en marcha de reformas agrarias.

“La presencia de este retrato acá nos permite contextualizar también la historia de la diáspora puertorriqueña, que comienza desde el siglo 19”, explicó Taína Caragol, curadora de arte e historia de América Latina de la galería.

La galería cuenta además con retratos de otras célebres figuras puertorriqueñas, como la jueza del Tribunal Supremo, Sonia Sotomayor, el cantante Marc Anthony, el artista de jazz Eddie Palmieri, y la novelista Nicholasa Mohr, indicó Caragol.

Rodón celebra que ahora su retrato esté en un lugar prominente en la galería, que recibe a millones de turistas al año.

“Muñoz Marín me permitió conocer a uno de los hombres más extraordinarios del universo. Me abrió su corazón y eso es lo que esta obra capta”, puntualizó Rodón.