Editorial: Un fallo para los trabajadores

Los empleados que cuidan personas en el hogar pueden recibir el salario mínimo
Editorial: Un fallo para los trabajadores

ENGLISH VERSION
Los trabajadores que cuidan los enfermos en el hogar obtuvieron una importante victoria el viernes pasado cuando un tribunal federal de apelaciones falló a favor de la nueva norma de la administración Obama para que reciban una compensación decente.

En 1974 se hizo una excepción para pagar sueldos por debajo del salario mínimo y no cubrir el costo de horas extras para estos trabajadores. El Departamento de Trabajo cambió la norma el año pasado para que los trabajadores contratados por un tercero, una empresa, reciban al menos el salario mínimo y el pago por horas extras. La industria apeló la decisión ante los tribunales, un juez falló primero a favor de ella, para que después el Tribunal Federal de Apelaciones de DC de la razón a la Casa Blanca. No se sabe todavía si el caso llegará a la Suprema Corte de Justicia.

Esta es una decisión ayuda a cerca de 1.9 millones de personas que integran una de las industrias de mayor crecimiento en el país que en la actualidad genera dos de las tres principales categorías de mayor creación de empleos. La franquicias en esta industria están entre las cinco más rentables del país y se estima que se cobra al paciente el doble de lo que se paga al trabajador sin que haya costos adicionales como en otros sectores.

La atención en el hogar consume cerca de 60 mil millones de dólares anuales, de los cuales el 73% proviene del gobierno. Esta cifra está en pleno crecimiento a medida que enevejece la población, es justo que los trabajadores cuya mayoría son mujeres, más de la mitad son mujeres de color y un cuarto son inmigrantes, reciban un salario mayor a 19,000 dolares al año para que no tener que recurrir a la asistencia. Las empresas pueden pagar más para que  los contribuyentes no subsidien sus empleados y ganancias. La industria, como siempre, dice que no puede pagar más porque el modelo no le funciona y perjudicará al trabajador.

Hace 40 años se creó una norma cuando labor de estos trabajadores era hacer “compañía” al enfermo. Hoy, como bien dicen los jueces, esa “compañía” exige más atención y mayores conocimientos. Hay 15 Estados que han tratado de corregir la norma, es hora que en todo el país se acabe una injusticia en un sector de rápido crecimiento como este.