Líder demócrata del Senado apoyará el pacto nuclear con Irán

El Gobierno de Obama necesita que un grueso de los demócratas se nieguen a votar a favor de una resolución que tumbaría el pacto

El líder de la minoría demócrata en el Senado de Estados Unidos, Harry Reid, manifestó hoy su apoyo al acuerdo nuclear alcanzado por el G5+1 con Irán, un revulsivo para el presidente estadounidense, Barack Obama, quien necesita el respaldo del Congreso para que el pacto siga adelante.
“Después de años de análisis y meses de estudio del plan de acción integral conjunto y el acuerdo previo, apoyo este acuerdo porque creo que es la mejor manera para evitar que Irán obtenga un arma nuclear”, dijo Reid en un comunicado.
El líder de los demócratas en la Cámara alta ha sido un gran defensor de los intereses de Israel históricamente, y su influencia entre su bancada puede ser fundamental para que Obama obtenga el apoyo que necesita entre los suyos y el acuerdo siga adelante.
“El acuerdo nuclear es congruente con las más importantes tradiciones de liderazgo estadounidense. Haré todo lo posible para apoyar este acuerdo y asegurar que Estados Unidos cumpla con su parte del acuerdo con nuestros aliados y el mundo para evitar un Irán con armas nucleares. Votaré en contra de la resolución de desaprobación e insto a mis colegas a hacer lo mismo”, agregó.
En una larga nota, Reid reiteró que “asegurar la seguridad de Israel es de suma importancia” para él, y reiteró creer firmemente en que dicho acuerdo es “la mejor opción para parar el programa de armas nucleares de Irán y así proteger a Israel”.
A diferencia de Reid, el senador demócrata Charles Schumer, quien aspira a sucederle al frente de los demócratas cuando el primero termine su última legislatura, sí manifestó su oposición al acuerdo, así como su compañero Robert Menéndez.
El Gobierno de Obama necesita que un grueso de los demócratas se nieguen a votar a favor de una resolución que tumbaría el pacto, y que de obtener dos tercios de los votos de las dos cámaras, no podría ser vetada por el presidente.
El pacto histórico, alcanzado el mes pasado entre Teherán y Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China y Francia más Alemania, pararía el programa nuclear iraní a cambio de un alivio de las sanciones que recaen sobre la República Islámica.
El Congreso estadounidense, de mayoría republicana en las dos cámaras, debatirá la resolución contra el pacto cuando los legisladores vuelvan al trabajo el 8 de septiembre tras el receso de agosto.