Activistas: rastrear inmigrantes como paquetes de FedEx es ‘deshumanizante’

La propuesta del republiano Chris Christie como solución al problema de inmigración es similar a un programa federal que no dio resultados

Washington, D.C. – La propuesta del gobernador de Nueva Jersey y precandidato republicano, Chris Christie, de rastrear a los inmigrantes como paquetes de FedEx no solo es “deshumanizante” sino que es similar a un programa federal que tuvo pobres resultados, aseguraron este lunes expertos.

Rezagado en las encuestas, Christie defendió el domingo en un programa de Fox News su plan de rastreo de los inmigrantes para que, con la ayuda de FedEx, se expulse a extranjeros cuando venzan sus visas.

Los inmigrantes no son paquetes pero, prestando ideas de FedEx, el gobierno puede “usar el mismo tipo de tecnología para asegurar que el 40% de los once millones de personas indocumentadas no se queden con visas vencidas”, explicó Christie, al referirse al porcentaje de personas que no salen de EEUU cuando expiran sus visas temporales.

“Necesitamos tener un sistema que te rastree desde el momento que entras” a EEUU, dijo Christie, cuya portavoz, Samantha Smith, es hija del fundador de FedEd, Fred Smith.

Lee también: Chris Christie compara a los inmigrantes con paquetería

Aunque no ha dado detalles sobre el costo y la logística de rastrear a los inmigrantes, la propuesta de Christie se enmarca en la feroz competencia de los precandidatos republicanos con el magnate inmobiliario Donald Trump de mostrarse como el más firme contra la inmigración ilegal.

Christie permanece en los últimos lugares en las encuestas de opinión –una encuesta reciente de la Universidad Quinnipiac le da solo un 4%- , y eso lo pone en peligro de quedar excluido del próximo debate republicano el 16 de septiembre.

Lee también: Christie quiere limitar derecho a ciudadanía para hijos de indocumentados

Propuesta “deshumanizante”

Activistas y grupos proinmigrantes coincidieron este lunes en que la propuesta de Christie es “deshumanizante” y “racista”, y  solo busca apelar a la fracción extremista del Partido Republicano.

Los comentarios de Christie no solo reflejan el “efecto Trump” en la contienda sino que “perpetúan la deshumanización de los inmigrantes, que parece ser la plataforma de campaña de la mayor parte de los aspirantes republicanos a la nominación presidencial de su partido”, dijo Maribel Hastings, asesora del grupo proreforma “America´s Voice”.

Hastings advirtió que, si bien la retórica actual les ayudará a ganar el apoyo de la base conservadora, los republicanos afrontarán una lucha cuesta arriba cuando quieran adoptar posturas centristas para ganar entre el electorado nacional.

Lee también: De nuevo sugieren cambiar la ciudadanía por nacimiento

Por su parte, Kica Matos, portavoz del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM), calificó la propuesta como “una muestra de odio, racismo y falta de respeto a nuestra comunidad latina e inmigrante”.

“No somos paquetes, somos seres humanos que trabajamos y contribuimos arduamente a la economía del país y nuestras comunidades”, afirmó Matos, al recordar que los votantes hispanos pasarán factura a los republicanos en las urnas en 2016.

FedEx utiliza códigos de barra para rastrear los paquetes en cada parada hacia su destino final pero, claro está, los envíos permanecen en camiones y bodegas, y siempre bajo el control de su personal.

Para que ese modelo pueda funcionar con humanos, un eventual gobierno de Christie tendría que recurrir a algún tipo de microchip o dispositivo electrónico, que afrontaría de inmediato críticas de discriminación contra los extranjeros.

Lee también: Poco realista, costoso y “peligroso” plan de Trump sobre inmigración

Además, la idea de vigilar a parte de la población civil jamás tendría el apoyo de los grupos que defienden la vida privada de las personas.

Un plan con pocos resultados

En todo caso, Christie no es el primer líder republicano en proponer a FedEx como modelo para combatir la inmigración ilegal, puesto que en el pasado ya lo han sugerido la legisladora de Virginia, Barbara Comstock y el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich.

El gobierno federal ya intentó, a raíz de los atentados de 2001, un programa similar para vigilar las entradas y salidas de todo extranjero.

Bajo el programa “US-Visit”, lanzado en 2004 en 115 aeropuertos,15 puertos marítimos y 50 cruces fronterizos, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) recabó huellas digitales y demás datos biométricos de los extranjeros, y los compartía con otras agencias locales, estatales y federales, y con otros gobiernos.

Consultado por este diario, DHS no ha precisado cuáles fueron los logros del programa para impedir la estadía de inmigrantes con visas vencidas.

Lee tambiénJeb Bush se opone a quitar nacionalidad a hijos de indocumentados

La Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO, en inglés) indicó en su momento que “US-Visit” afrontó problemas de gestión, brechas de seguridad y escasez de personal y recursos, lo que, según observadores, limitó su eficacia, en particular, en el rastreo de las salidas.

En marzo de 2013, el programa fue rebautizado como la Oficina de Gestión de la Identidad Biométrica (OBIM,  por su sigla en inglés), para suministrar la tecnología que ayuda a recabar, analizar y archivar datos biométricos de los extranjeros.