8 causas de las alergias que te están volviendo loco

Desde la lluvia hasta el polen... conoce algunos de los factores que causan las molestas alergias

8 causas de las alergias que te están volviendo loco
Las alergias pueden ser causadas por múltiples factores. Estos son algunos de ellos.
Foto: Shutterstock

Las alergias pueden aparecer a cualquier edad, su causa no está del todo comprendida y sus síntomas son varios, pero principalmente pueden afectan el sistema respiratorio, la piel y los ojos.

Las reacciones pueden variar, las hay desde las más leves hasta las más fuertes. Lo cierto es que hay factores externos que hacen que el sistema inmunológico responda con tos, estornudos, irritación en los ojos, ronchas en la piel, enrojecimientos, picor y una lista de síntomas que parecieran no terminar.

A continuación una lista de los alérgenos que se pueden comer, inhalar, inyectar o tocar y las reacciones comunes que provocan en la mayoría de las personas:

Polen

Foto: Shutterstock

Ésta es una de las causas más comunes de alergia en el sistema respiratorio. El polen es un polvo contenido en las plantas que está ligado a la primavera y verano, y que disminuye del ambiente en época de lluvia, ya que se va al suelo. Sin embargo, fuertes lluvias fortalecen las plantas que estarán muy dispuestas a polinizar por los aires la próxima primavera.

Al parecer la mayor parte de los árboles producen polen, lo mismo sucede con el césped, por lo que muchos doctores recomiendan no especular con las causas de una alergia y poner atención a la época del año. El polen empeora el asma, puede provocar estornudos, goteo nasal y picor en los ojos.

Mascota

Foto: Shutterstock

Hay momentos en los que tener mascotas deja de ser divertido, y uno de esos es descubrir que de la noche a la mañana produjeron reacciones alérgicas. Esto sucede en especial por la cantidad de pelos y piel que algunos animales expiden, entre ellos, perros y gatos. Expertos han analizado el tema y especificado que más allá del pelo, es la caspa dentro del mismo la razón por la cual algunas personas no pueden parar de estornudar en su casa.

Al igual que los humanos, los animales renuevan su piel, y ésta se acumula en cantidades no perceptibles a la vista, pero sí a ciertos sistemas inmunológicos receptivos.

Es común que este alérgeno agrave la rinitis, conjuntivitis y el asma. En otros, las reacciones son en la piel, con picor, urticaria e hinchazón. Se dice que hay al menos 300 especies de animales capaces de generar alergias.

Fármacos

Foto: Shutterstock

“¿Eres alérgico a la penicilina o algún otro medicamento?”, es la pregunta que los pacientes están cansados de contestar, pero su razón es justificada.

Algunos estudios han llegado a aseverar que al menos 5% de la población manifiesta algún grado de alergia al estar bajo determinados medicamentos. Antibióticos, antiinflamatorios, antiepilépticos, anestésicos y otros, pueden desencadenar fuertes reacciones cutáneas, síntomas respiratorios o incluso, algunos más graves.

En ocasiones la primera vez que se toma un fármaco no crea problemas, no obstante, hay ocasiones en las que las personas desarrollan un anticuerpo, también llamado IgE, contra el mismo. Es así como en una segunda ocasión, este anticuerpo eleva la producción de histamina, que causa síntomas de alergia.

Picadura

Foto: Shutterstock

Así es, esos bellos insectos que colaboran con la polinización o que adornan el paisaje, también pueden llegar a picar. En esta categoría dos de los principales causantes son las abejas y las avispas, aunque también podríamos agregar unos cientos más.

Es poco frecuente que una picadura pase a mayores consecuencias, sí, a algo como un shock anafiláctico grave. Por lo general, los síntomas se quedan en la piel, picazón, dolor, enrojecimiento, hinchazón. Afortunadamente hay cremas especiales que pueden ayudar a contrarrestar el mal rato.

Humedad

Foto: Shutterstock

¿Humedad? Sí, es posible. Las temporada de lluvias podría no ser tan beneficiosa para todos, la humedad es uno de los alérgenos debido al moho, un hongo que se encuentra en el aire.

Este tipo de desencadenante hace que algunas personas decidan emprender medidas de contraataque. Se revisan y se ponen a secar las telas, las alfombras, aquellos libros que se quedaron guardados o ropa que albergó humedad. Asimismo, el aire acondicionado (si se cambia con frecuencia el filtro, claro) o calefacción puede ayudar en esta batalla. Los síntomas pueden incluir goteo, congestión nasal, lagrimeo, picazón en los ojos y estornudos.

Sol

Foto: Shutterstock

Erupciones, eccemas, urticaria, nada que un bloqueador no pueda arreglar. Aunque siendo estrictos no es una reacción alérgica como tal, una serie de reacciones similares en la piel instauraron su nombre.

La exposición al sol además de acumular los daños, lo que puede derivar en cáncer, tiene en el corto plazo lesiones cutáneas que será mejor prevenir.

Alimentos

Foto: Shutterstock

La ingestión de algunos alimentos puede desencadenar en reacciones indeseables. De acuerdo con estudios, los culpables no serían los alimentos de por sí, sino ciertas proteínas que los componen. Entre lo más común está la leche, el huevo, pescado, el crustáceo, el molusco, ciertos cereales, el melocotón, la fresa, la nuez, el cacahuate, la sandía, las avellanas y otro más.

Muchas personas confunden estas alergias con la intolerancia, la segunda excluye la participación del sistema inmunológico y está ceñida a alteraciones de la digestión.

En cambio una alergia alimentaria probablemente incluya la producción de histaminas por los glóbulos blancos. Los síntomas pueden incluir dolor abdominal, congestión nasal, hinchazón, dificultad para respirar, calambres estomacales, vómito, entre otros.

 Látex

Foto: Shutterstock

De pronto las personas que empiezan a reaccionar con alergia debido al látex lo encuentran en todas partes: en los guantes para lavar platos, en los biberones del bebé, en los globos de la fiesta, en las prendas de vestir, en los condones…

Las reacciones a este material suelen no pasar más allá de la piel, en forma de dermatitis. Sin embargo, hay casos en los que llegan a ser una complicación del asma, conjuntivitis o renitis.

El látex viene de los árboles de caucho, este material fuerte y elástico al que en ocasiones el cuerpo reacciona de mala manera. Los médicos recomiendan alejarse de este tipo de productos, que en ocasiones han sustituido otros materiales con el fin de abaratar los precios del producto.

– Juan Luis García Hernández