Analistas: Informe, intento de relanzar a Peña tras estancamiento

El presidente de México reconoció los problemas que han indignado a los mexicanos
Analistas: Informe, intento de relanzar a Peña tras estancamiento
Enrique Peña Nieto, presidente de la República Mexicana por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Foto: EFE

México.- El tercer informe de Gobierno presentado hoy por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto ha sido un intento de relanzar al mandatario tras un tiempo de estancamiento en sus políticas y una mala imagen ante la sociedad producida por graves casos de corrupción y de violencia, opinaron hoy expertos.

Según especialistas, las medidas presentadas hoy, así como el cambio de gabinete anunciado la pasada semana, suponen “hacer un esfuerzo para reorientar su Gobierno y relanzarlo” para que “se salga de este estancamiento en el cual hemos estado”, dijo el analista Eduardo Bueno.

En el marco de su tercer informe de Gobierno, el mandatario anunció 10 medidas, algunas de ellas ya presentadas previamente, que impulsará en la segunda parte de su mandato (2012-2018) y que buscan “fortalecer el Estado de derecho, impulsar el crecimiento económico y combatir la desigualdad”.

Entre ellas está la creación de una Ley Federal de Zonas Económicas Especiales para desarrollar las regiones con mayor rezago, un nuevo Programa de Apoyo a Pequeños Productores, y un Programa Nacional de Inglés para alumnos de educación básica.

Noticias de Peña Nieto

Mi visión es de escepticismo. Esto no va a dar resultados. Las medidas que ha anunciado son generales, se contradicen unas con otras y no veo ninguna semilla para que en los próximos dos años el país efectivamente pueda moverse”, dijo el académico de la Universidad Iberoamericana.

Entre otros asuntos, mientras que Peña Nieto ha anunciado una mayor austeridad gubernamental para los próximos años, se han anunciado “programas que generan gastos” como los mencionados anteriormente, o como la creación de un nuevo ministerio de Cultura.

“Esta improvisando una agenda que nada garantiza buenos resultados en los próximos dos años”, enfatizo el experto, quien cree que “el crecimiento va a seguir bajo, los ingresos van a ser bajos y el escenario para México y los mexicanos es en 2016 y 2017 muy duro económicamente”.

En opinión del politólogo Federico Berrueto, un “balance general” del informe sería que ha sido “un intento muy elaborado de relanzamiento de su Gobierno” tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

Sin embargo, puesto que la desconfianza de los ciudadanos en las instituciones es muy profunda, “no creo que vaya a haber un cambio”, dijo.

“Cuando hay un problema tan arraigado de desconfianza en las autoridades es muy difícil solucionarlo con un mensaje. Se necesita un enorme esfuerzo y no nada más del presidente”, agregó.

Peña Nieto inició su mensaje, de cerca de dos horas, refiriéndose frontalmente a tres situaciones negativas que han marcado los pasados 12 meses de su gestión y que han lastimado “profundamente” e “indignado” a la sociedad.

La desaparición de 43 estudiantes hace un año en el estado sureño de Guerrero a manos de autoridades corruptas y mafias criminales; las denuncias de supuesto conflicto de interés en contra de su esposa, un ministro y él mismo por operaciones inmobiliarias, y la fuga del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán.

Sin embargo, en opinión de Berrueto, Peña Nieto no concluyó el mensaje inicial y “todos nos quedamos a la expectativa porque habló de una sociedad indignada y de los elementos que conducían o movían a esta indignación, pero como que nos quedamos con puntos suspensivos”.

“Ahí al presidente le faltó definir posición. Yo no me esperaba un mea culpa pero sí una explicación a más detalle. Queda esa sensación de que sí hay indignación (…), pero debió ser un poco más claro con el significado. Ese aspecto del informe como que no cerró el círculo; lo mencionó pero no dijo qué implica, qué significa y qué va a hacer su Gobierno al respecto”, agregó.

Otro de los asuntos en los que se quedó corto Peña Nieto, según Berrueto, es en el de hacer señalamientos directos a una figura pública que está atacando a los mexicanos: el precandidato republicano a la presidencia estadounidense Donald Trump.

“Habló del populismo y del nacionalismo, pero eso está ocurriendo con nuestro principal socio comercial y nuestro vecino” y tenía que haber sido “más explícito con el cuidado que esto merece”, sostuvo.

“Entiendo la prudencia”, pero “la sociedad estadounidense debe pensar qué significa transitar por este nacionalismo fascistoide”, concluyó el experto.