Supuesta foto de “El Chapo” junto a su hijo provoca pesquisa en Costa Rica

El propio Jesús Alfredo Guzmán colocó la imagen en Twitter

Una foto colocada en Twitter fue suficiente para que usuarios se volcaran en especulaciones sobre el paradero del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, evadido en julio pasado del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1 de El Altiplano, en Ciudad de México.

Todo comenzó cuando Jesús Alfredo Guzmán, hijo del líder del cartel de Sinaloa, publicó el pasado 31 de agosto en su cuenta en la red social una imagen en la que aparece acompañado de dos hombres en un restaurante.

Las caras de los dos inviduos están parcialmente tapadas con emojis. Pero, el de la izquierda tiene las facciones de “El Chapo”.

“Agustooo aqui ya saben con quien apatoroo ”, lee un comentario que acompaña la foto.

Se desconoce, al momento, si se trata de un fotomontaje.

Pero lo que quedó claro fue el registro de la ubicación dada por Twitter: Costa Rica.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de ese país indaga sobre el particular a raíz de la publicación de la imagen, informó el diario La Nación.

Tan reciente como este jueves, fuerzas federales buscaban a un hombre en Tabasco con características similares a las de “El Chapo”.

El Gobierno de México ha ofrecido 70 millones de pesos de recompensa para hallar a “El Chapo”.

La Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) también se mantiene tras la pista del capo e incluso estableció una línea telefónica gratuita – a cargo de su oficina en San Diego (California)– y un correo electrónico para que el público de pistas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de hasta cinco millones de dólares por el arresto y condena de “El Chapo”, quien escapó el 11 de julio por un túnel.

Es la segunda vez que el narco se fuga de una prisión. En enero de 2001, se escapó de una cárcel de máxima seguridad en Jalisco.

El declarado fugitivo “número uno” por EEUU fue capturado nuevamente el 22 de febrero de 2014 mientras se ocultaba en un hotel en Mazatlán, Sinaloa. Pero casi cinco meses después de su captura logró escapar.