Trabajadores del Capitolio piden intercesión del Papa para mejorar sus salarios  

Solicitan audiencia con el Sumo Pontífice para denunciar sus condiciones laborales  
Trabajadores del Capitolio piden intercesión del Papa para mejorar sus salarios   

Washington.- La salvadoreña Santos Villatoro se levanta temprano a diario para preparar el café y la repostería en una cafetería del Senado, pero gana muy poco y, junto a otros trabajadores latinos del Capitolio, pide que el Papa Francisco interceda por ellos para mejorar sus salarios.

Villatoro, de 60 años y madre de seis hijos, firmó junto a otros 42 empleados que realizan labores de limpieza y de cocina en el Capitolio y otros edificios federales,  una carta enviada al Papa Francisco en la que piden una audiencia con él, con motivo de su visita a Washington, para exponer sus malas condiciones laborales, aunque es poco probable que la consigan.

“Uno viene acá a buscar  una mejor vida y a veces lo que se encuentra es pura discriminación en los trabajos. Yo gano $11,35 la hora pero conozco gente que trabaja solo a medio tiempo y ganan hasta $15 la hora”, explicó a este diario Villatoro, quien emigró de San Miguel al área de Washington en 1991 y logró legalizarse.

Villatoro usa un marcapasos tras una operación cardíaca en 2014 –pagada por un seguro de salud de Washington, no de su empleador- y, en vez de soñar con su jubilación, mantiene una dura rutina de trabajo en la que, contrariando los consejos de su médico, levanta termos de café de hasta 25 libras.

Bajos salarios en los pasillos del Congreso

“Creo que es importante que los senadores sepan lo que ocurre en sus propias  instalaciones, porque es penoso que los atendamos cuando vienen con sus invitados y estemos ganando tan poco. Espero que el Papa nos pueda ayudar, que interceda por nosotros para que nos suban los salarios y nos den un trato digno”, dijo Villatoro, quien lleva casi ocho años trabajando en uno de los edificios del Senado.

Villatoro y el resto de los firmantes de la carta, en su mayoría hispanos, en realidad trabajan para un contratista federal pero es el Comité de Reglas del Senado el que aprueba los contratos, según el grupo “Change to Win”, que aboga por un aumento del salario mínimo.

La carta señala que los trabajadores están al servicio de los “ricos y poderosos en el Congreso” pero ganan tan poco que viven sumidos en la extrema pobreza: duermen en la calle por no poder costear un alquiler; se acuestan sin cenar; sufren enfermedades por falta de seguro médico y, en general, permanecen “invisibles a los ricos y poderosos”.

Lea también: Joe Biden: “Incrementar el salario mínimo es un buen negocio”

Es que el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, es una ciudad de altos contrastes: mientras el 5% de los hogares más ricos gana un promedio de $532,000 al año, el 20% de los hogares más pobres subsiste con $9,900 al año, según la coalición “Good Jobs Nation”, creada en 2013 y que representa a más de dos millones de trabajadores de bajos ingresos, empleados por contratistas federales.

Como parte de su gira por EEUU entre el 22 y 27 de septiembre próximos, el Papa Francisco ofrecerá un discurso ante una sesión conjunta del Congreso el día 24.

La carta forma parte de la campaña “Good Jobs Nation”, y busca aprovechar que el Papa Francisco ha denunciado constantemente la creciente brecha entre ricos y pobres y la “avaricia” de las corporaciones, y ha pedido una mayor solidaridad con los pobres y los inmigrantes.

 NOTICIAS SOBRE SALARIO MÍNIMO