Hungría cierra su frontera con Serbia a los inmigrantes

Sólo permitirá el ingreso a refugiados sirios que pidan asilo y los llevará en buses hasta la frontera con Austria
Sigue a El Diario NY en Facebook
Hungría cierra su frontera con Serbia a los inmigrantes
Varios refugiados caminan hacia Austria en Hegyeshalom, a 168 kilómetros de Budapest.
Foto: EFE

ROSZKE

Hoy entra en vigor la nueva ley de inmigración húngara, que prevé tres años de cárcel o la expulsión del país a quien cruce ilegalmente las fronteras del país europeo.

Ayer se anunciaron más controles fronterizos en Holanda, Eslovaquia y Austria.

Hasta ayer, los inmigrantes que querían realizar el cruce por la frontera entre Serbia y Hungría lo hacían caminando por el “hueco” en la valla que define el límite, pegados a las vías ferroviarias pero ayer mismo, los policías húngaros hicieron una cadena humana en el famoso “hueco” de la valla y enviaron a los inmigrantes al cruce oficial, donde donde únicamente los refugiados sirios pueden pedir asilo.

Según fuentes de la policía austríaca, ayer en la tarde habían llegado unas 9,000 personas al paso fronterizo de Nickelsdorf y otras 10.000 al de Heiligenkreuz, más al sur

El “hueco”, de 25 metros de ancho, cobró importancia desde que Hungría construyó una valla alambrada en los 175 kilómetros de su frontera con Serbia. Ahora, será cerrado con una especie de portón que abrirá solo cuando tenga que pasar un tren. Cientos de refugiados iban caminando paralelo a la valla, con el aparente objetivo de encontrar una nueva entrada hacia Hungría.

Preguntados desde el lado húngara de la frontera, algunos refugiado dijeron a EFE que la valla no les parará. “Vamos a seguir la valla hasta encontrar otro hueco”, gritó uno de ellos, mientras que otro decía: “Esto no me va a parar. He cruzado el mar para llegar hasta acá”.

LOS REFUGIADOS DIVIDEN A EUROPA

La cuestión de los refugiados divide a Europa. Francia y Alemania pidieron que los demás países creen Centros de registros. Berlín instó a sus pares europeos a “compartir la carga” de recibir a los refugiados.

Hungría y Serbia, en tanto, han sido señalados por sus políticas. Un video mostró a efectivos en el campo de refugiados de Roszke arrojandoles la comida a los inmigrantes, sin ningún tipo de organización. Werner Faymann, canciller de Austria, criticó el endurecimiento de la política migratoria húngara y la comparó con el nazismo.

Los ministros europeos de Interior, reunidos en Bruselas, se mostraron hoy muy divididos acerca de la propuesta de la Comisión Europea para repartir en dos años a 120.000 refugiados llegados a Hungría, Grecia e Italia.