Sigue vigente el mandato estatal para salones de uñas

Un abogado de los comerciantes no logró frenar el que estos tengan que pagar un bono o seguro de quiebra a partir del 6 de octubre

Un juez negó este viernes una moción presentada por un abogado que representa a chinos y coreanos dueños de salones de uñas, y buscaba detener el mandato estatal que estipula que estos comercios paguen un bono o seguro de quiebra, para contar así con un fondo en caso de salarios no pagados.

La decisión del juez fue confirmada a El Diario por un vocero de la Gobernación.

Michael Park, representante de The Korean American Nail Salon Association of New York y del Chinese Nail Salon Association of East America, buscó detener la orden del Departamento de Finanzas del estado de Nueva York que entrará en vigor desde el próximo 6 de octubre.

Park indicó que debía asegurar que los dueños de pequeños negocios fueran capaces de comprar tal seguro, como manera de proteger “el sustento de miles de trabajadores que laboran en la industria de las uñas”.

El Diario ingresó a una docena de estos negocios en Chelsea, en Manhattan, pero los administradores prefirieron no opinar al respecto y ninguna persona se identificó como propietario.  En ‘Spabelles’ que posee tres sucursales en el barrio, varias empleadas asiáticas dijeron que nunca habían tenido problemas con los pagos ni veían la necesidad de tal seguro adicional. Ninguno de los administradores confirmó si los negocios había comprado ya el seguro o lo iban a hacer.

El representante legal de los dueños confirmó que este viernes presentó en el tribunal los testimonios de varios dueños que narran su lucha para cumplir con los nuevos requerimientos. Sin embargo, la maniobra judicial de Park para lograr que se postergara la imposición de la nueva medida durante los próximos meses no dio resultado.

Un vocero de la gobernación indicó que los empleadores que siguen las leyes de salarios del estado no tendrán que temer al seguro sobre los salarios.

“La gran mayoría de los propietarios ha hecho un esfuerzo de buena fe para asegurar este seguro para salarios. Trabajaremos con los que por cualquier razón tengan dificultad para adquirir el bono. Nuestro objetivo es asegurar un pago justo para una industria que tiene historial de explotación”, indicó el vocero.

Entre tanto, las compañías aseguradoras empezaron a vender los seguros dependiendo del número de horas de servicios que cada negocio provee. Si un local tiene dos empleados de tiempo completo, necesitaría un seguro de $25,000. Un negocios con 26 o más empelados requiere un bono de $125,000. Por lo anterior algunos negociantes indicaron de que hay una desproporción en los precios, según el tamaño.

Personas que apoyan las regulaciones aseguraron que las críticas son exageradas ya que los dueños de los salones solo tienen que pagar un pequeño porcentaje del valor del bono cada mes.

Ron Kim, asambleísta demócrata de Queens, citado el portal de internet Crain’s New York Business, se quejó de la medida porque discrimina a alrededor de 3,500 a 5,000 negocios en el estado especializados en uñas, pero deja por fuera a 34,000 otros negocios de belleza donde también se hacen manicuras.