Corrupción cuesta 165 pesos diarios a mexicanos , dicen expertos

Expertos califican a la corrupción como un problema endémico y sistémico

Organizaciones de la Sociedad Civil y especialistas en materia económica aseguraron que la corrupción cuesta 165 pesos diarios a cada mexicano, mientras que anualmente genera una pérdida al país de 890 mil millones de pesos, por lo que hicieron una serie de recomendaciones a las autoridades y a la ciudadanía para combatir este mal que consideraron “endémico” y “complejo” de medir.

María Amparo Casar, directora de Anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) e investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), comentó que la corrupción cuesta 5 por ciento de las ventas anuales de las empresas y –de acuerdo con cifras de American Chamber Commerce– el mercado sombra (piratería) causa pérdidas por 43 mil millones de pesos al año, por lo que dijo que “la corrupción es en primer lugar un mal endémico y sistémico”, porque atraviesa por los sectores políticos, por partidos y sectores sociales y económicos.

Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, destacó que la corrupción es un mal que el Gobierno federal debe combatir de forma integral ya que “hay que desmantelar redes y no sólo señalar”.

Asimismo, Juan Manuel Portal, de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), comentó que “la corrupción es una cadena de causalidades”.

María Amparo Casar explicó que la corrupción no sólo genera pérdidas en términos monetarios por lo que medir su impacto es más complicado y mencionó que el tráfico de influencias, cuánto cuesta en reputación, desconfianza y descrédito “es difícil asignarle un costo monetario a esto”.

Por su parte, Álvaro Rodríguez Arregui, director general de IGNIA, comentó que los costos de la corrupción frenan a los emprendedores y destacó que el 63 por ciento de los afectados en este sector se da por “corrupción en la cancelación de contrato”.

Durante el foro “Hablemos de corrupción”, los especialistas detallaron que el problema no sólo afecta en términos económicos sino también de derechos humanos.

Roby Senderowitsch, de la Auditoría Social del Banco Mundial, afirmó que la corrupción no es un código genético ni un problema cultural, pero sí debe combatirse desde el origen.

“La corrupción no está en el código genético de los pueblos, ni en el código ético de los países, la corrupción se puede combatir, no es porque uno nace en un país determinado nació corrupto o será corrupto toda su vida, o las sociedades son corruptas desde el momento fundacional”, dijo.

Por su parte, la académica del CIDE expuso que el 90 por ciento de los mexicanos no confían en los partidos políticos, 88 tampoco lo hace en el sistema judicial, mientras que el 14 por ciento del ingreso promedio se destina a “mordidas” o mecanismos que tienen que ver con corrupción.

México está por debajo del promedio de América Latina en participación y apoyo a la democracia y el penúltimo en satisfacción en toda AL”, dijo.

Asimismo comentó que “los actos de corrupción por naturaleza se ocultan y la mayoría de las veces pasan desapercibidos”, lo que impide conocer la dimensión de sus afectaciones ya que “el fenómeno de la corrupción es un fenómeno de oferta y demanda”.

La especialista destacó que de acuerdo con cifras de organismos internacionales, México ocupa un lugar entre los 60 países más corruptos, en vez de estar dentro de los 50 países con mayor transparencia.

De acuerdo con el Índice de la Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional, el país está en el puesto 103 de 177 naciones entre las naciones más corruptas.

Asimismo, el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) destacó que la corrupción sigue siendo el factor más problemático para hacer negocios, según reflejaron las instituciones públicas y privadas.