Más ligero y más potente el SUV de lujo de Mercedes Benz

La clase GLC del 2016 llega a l mercado completamente rediseñada
Más ligero y más potente el SUV de lujo de Mercedes Benz
Con la clase GLC 2016, Mercedes Benz busca posicionarse en el segmento de SUVs.
Foto: Mercedes Benz

Mercedes Benz ha revitalizado totalmente su línea de productos en los últimos años y está entrando fuerte en todas las otras, con énfasis en nuevos SUVs, el mercado de mayor crecimiento en el país.

La nueva clase GLC del 2016 está completamente rediseñada para reemplazar al GLK, que hasta hace poco era el más pequeño y más económico SUV de la automotriz alemana.

El GLC es cerca de 200 libras más ligero que la generación anterior, aunque esa no es la primera cosa que noté cuando probé el nuevo modelo, porque además de sentirse mas liviano, se siente más sólido y es más grande que el GLK que la precede.

Este nuevo SUV es 5 pulgadas más largo que el GLK saliente, 2 pulgadas más ancho y con mucho más curvas aerodinámicas que el anterior modelo.

Con un exterior ampliado, hay más comodidad en el interior, con 2 pulgadas más de espacio para moverse, 2.2 pulgadas más espacio para las piernas en la segunda fila y 17% más espacio de almacenamiento detrás de la segunda fila con un piso de carga 15% más grande.

El GLC cuenta con un interior mucho más lujoso y con una lista de muchos accesorios estándar, dentro de un razonable precio. El diseño del salpicadero es de estilo cascada, con una pantalla de información y entretenimiento de 7.0 pulgadas, que se parece a un ipat, con el controlador “COMAND”.

glc interior

El modelo que vendrá a América del Norte está impulsado por un motor de gasolina de cuatro cilindros de 2.0 litros doble turbo, con inyección directa.

Tiene una potencia de 241 caballos de fuerza declarada y 273 libras-pie de par máximo, que se envía a través de una nueva transmisión automática de 9 velocidades a cualquiera de las ruedas traseras o al sistema de tracción 4MATIC.

La nueva transmisión de 9 velocidades es casi del mismo tamaño que la caja de cambios de 7 velocidades que llevaba el GLK anterior, pero es a la vez ligera y cuenta con una relación de división de engranajes más amplia.

El selector de modo “Drive” viene de serie en todos los modelos GLC. Permite al conductor ajustar el comportamiento del vehículo y alternar entre el modo Eco, Comfort, Sport y Sport Plus, como si cambiara de canales de TV.

En Eco reduce ligeramente la respuesta del acelerador y el control de temperatura, para un aumento en la eficiencia del combustible. En modo Sport agudiza el programa de dirección, la respuesta del acelerador y la transmisión para enfatizar el rendimiento y desactiva el sistema anti-ralentí. Y en Sport Plus agudiza aún más el rendimiento del motor y la transmisión.

El GLC está equipado con la suspensión Airmatic. Este sistema utiliza amortiguadores de aire para alterar la altura de la carrocería del vehículo en la demanda, la reducción del cuerpo a la velocidad para impulsar la economía y la estabilidad o levantar la suspensión como un todoterreno para una mejor distancia al suelo.

La suspensión fija absorbe golpes sin ningún problema. La aceleración también tiene un peso, que es ligeramente menos deseable para una conducción deportiva. Se puede bajar la parte trasera a 1.6 pulgadas con el toque de un botón para facilitar la carga.

El GLC se siente como un sedán, fue construido para las autopistas o carreteras para sentirse cómodo y seguro, aunque no deja de sentirse bien en su elemento en las carreteras serpentinas e incómodas, donde realicé la mayoría de las pruebas del vehículo, al norte del estado de Georgia. Su interior es silencioso, característica a la que nos tiene acostumbrados la marca alemana.

glc

En materia de seguridad, tiene hasta nueve airbags, incluyendo un airbag de conductor de la rodilla. El asiento del pasajero delantero está equipado con reconocimiento de asientos automático de niños que utiliza una estera de peso, para desactivar el airbag cuando un asiento para niños está instalado.

El GLC se ofrecerá con el aviso de prevención de colisión, advertencia de puntos ciegos y asistencia carril de mantenimiento. El GLC está disponible con todas las características de ayudas inteligentes de Mercedes-Benz.

El modelo que probé estaba equipado con el sistema de prevención de cambio de carril opcional, control de crucero adaptativo, monitoreo de punto ciego, luces altas LED adaptativas con curva de la iluminación y prevención de colisión por alcance entre otras características.

La lista de características estándar y disponibles del GLC es la iluminación multicolor ambiente, la atomización con fragancia, un volante con calefacción, asientos traseros con calefacción, un head-up display, un techo solar panorámico, un sistema de aparcamiento activo con asistencia a la dirección, un sistema de estacionamiento con cámara de de 360 grados con visualización frontal y trasera, control de crucero por radar con dirección semi-autónoma y un portón trasero que se puede abrir moviendo el pie bajo el paragolpes.

El motor turboalimentado de 2.0 litros del GLC 300, por ahora es el único en el mercado de América del Norte. En Reino Unido, el GLC se ofrece en 220 d 4MATIC y 250 d adornos 4MATIC y con motores diésel. El mercado australiano ofrecerá los motores diésel de aspiración natural junto a un modelo de GLC 250 4MATIC.

De entre los competidores de esta clase SUV de lujo de tamaño medio que he conducido, el GLC se siente más como un sedán de lujo; el BMW X3 de se siente más deportivo y el Audi Q5 de Audi está cargado de más alta tecnología. La economía de combustible aún no ha sido anunciada por Mercedes Benz o la EPA.

El Mercedes-Benz GLC 300 del 2016 comienza en $38,950 para la versión base de tracción trasera. El sistema 4MATIC llega a $40,950 y el precio puede subir conforme a las caracterizas extra que pidas para llegar a más de $60,000.

Sobre la base de lo que he experimentado con el sedán de clase C, este GLC parece muy prometedor y permitirá a Mercedes encarar el 2016 con más fuerza ante sus competidores.