Sanders pide “acuerdo de paz laboral” para trabajadores del Capitolio

Trabajadores cumplirán mañana un año de protestas y huelgas a favor de aumento salarial
Sanders pide “acuerdo de paz laboral” para trabajadores del Capitolio
El precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders.
Foto: Scott Eisen / Getty Images

Washington.- Cerca de 200 trabajadores de cocina y limpieza en el Capitolio, casi la mitad latinos, llevan un año exigiendo mejores salarios y, este viernes, el precandidato presidencial demócrata, Bernie Sanders, instó al contratista federal que los emplea a que firme un “acuerdo de paz laboral” para resolver el conflicto.

Tres días después de encabezar un mitin político frente al Capitolio para exigir un aumento del salario mínimo a $15 la hora, Sanders lideró hoy una carta de la mayoría de los líderes demócratas del Senado pidiendo a la empresa británica, The Compass Group/Restaurant Associates, que cese la “intimidación” y “discriminación” de sus empleados en las cafeterías del Legislativo.

“Creemos que estos individuos necesitan una voz en sus lugares de empleo para asegurar derechos básicos, como un salario decente y acceso a un cuidado de salud de calidad y a precio asequible”, indicaron en la carta, que destacó la mala publicidad que las protestas han generado tanto para la empresa como para el Senado.

//platform.twitter.com/widgets.jsLa empresa, con oficinas en Nueva York, dijo a este diario que está revisando la carta. “Acabamos de recibir la carta abierta. La estamos revisando y responderemos con una declaración en base a hechos”, dijo a este diario Sam Souccar, vicepresidente de Creative Services, filial de la empresa.

Reclamos laborales

En la carta, Sanders y el resto de senadores piden al principal ejecutivo de The Compass Group, Richard John Cousins, que cumpla “rigurosamente” con las leyes laborales de EEUU y respete el derecho de los trabajadores a formar un sindicato, teniendo en cuenta que la mayoría de los trabajadores ya suscribió tarjetas de afiliación.

sanders carta

Los senadores también piden que la empresa despida a supervisores que participen u ordenen medidas ilegales contra los empleados; evite campañas de intimidación para quienes quieren organizar el sindicato, y reconozca al sindicato como única entidad de representación colectiva.

Un año de protestas

Los trabajadores cumplirán mañana sábado un año de protestas y huelgas, respaldadas por el grupo “Good Jobs Nation”,  para denunciar malas condiciones laborales y salarios tan bajos, que algunos prácticamente viven en la calle y dependen de cupones de comida para subsistir. Según activistas que se han sumado a su causa, los ejecutivos de The Compass Group han reaccionado a los reclamos de los trabajadores con amenazas e intimidación.

//platform.twitter.com/widgets.js

La carta recordó que, hace dos años, la empresa se comprometió recientemente a resolver las interrupciones laborales similares en la Institución Smithsonian, donde reconoció el sindicato formado por sus empleados en los museos.

Varios asesores legislativos realizan cada miércoles un boicot de la cafetería en el Senado, en solidaridad con los cocineros y trabajadores de limpieza afectados por las políticas de The Compass Group. Esta semana, los senadores demócratas Harry Reid y Charles Schumer también apoyaron ese boicot el miércoles pasado.

Los trabajadores de servicios del Senado y el Capitolio son parte de un movimiento de empleados de contratistas federales que vienen exigiendo un aumento del salario mínimo a $15 la hora, beneficios, y el derecho a formar sindicato.

Con el Capitolio de fondo, Sanders lideró una protesta el martes pasado para exigir ese aumento salarial, algo que se encuentra trabado en el Congreso por falta de consenso.

El presidente Barack Obama ha firmado órdenes ejecutivas que exigen a contratistas federales un aumento del salario mínimo para sus empleados, días de enfermedad con pago y respeto de sus derechos laborales. Esas medidas no incluyen lo relacionado con las negociaciones colectivas dentro de un sindicato.

Los activistas esperan que la presión de Sanders y el resto de los senadores pueda ayudar a resolver disputas laborales en otras instituciones federales, como el Pentágono.