Ataques de París empujan a precandidatos presidenciales a delinear planes contra ISIS

Bush quiere inversiones militares masivas y envio de tropas, en vez de sólo ataques aéreos, como ahora. Clinton presentará este jueves sus planes, pero hasta ahora se ha opuesto a poner "botas en la tierra". Trump dice que "le sacará la m...da a ISIS", aunque no explica cómo

Guía de Regalos

Ataques de París empujan a precandidatos presidenciales a delinear planes contra ISIS
Jeb Bush quiere aumentar el gasto militar y mandar tropas a combatir ISIS en tierra.

Los ataques terroristas en París han provocado una carrera por delinear los planes de los precandidatos presidenciales para derrotar al “Estado Islámico” o ISIS (también conocido como Daesh), el grupo terrorista que hoy domina parte de los territorios de Siria e Irak y se responsabilizó de los ataques del pasado viernes.

El precandidato republicano Jeb Bush, durante un discurso en la academia militar The Citadel, en Carolina del Sur, criticó la “ausencia de liderazgo”, indicando que Obama “nos ha enseñado que los problemas se arreglan solos”.

Bush expresó su intención, de llegar a la presidencia, de lanzar una guerra mucho más agresiva contra ISIS, con presencia masiva de tropas en tierra, y de aumentar en gran medida la inversión en las Fuerzas Armadas, tras acusar de “descuido crónico” al Presidente y al Congreso.

“Esta es la verdad que no escucharemos de nuestro presidente: estamos en guerra con el terrorismo radical islámico”, dijo Bush.

//platform.twitter.com/widgets.js

Estados Unidos ha llevado a cabo más de 8,000 ataques aéreos junto con la coalición que lucha contra ISIS en Irak y Siria para detener el progreso territorial del grupo terrorista, al tiempo que está trabajando  con las fuerzas armadas iraquíes para retomar territorio y con grupos rebeldes en Siria.

Obama ha estado bajo ataque por los precandidatos republicanos, que argumentan que el Presidente no está realmente luchando contra ISIS y lo acusan de disminuir el poderío militar de Estados Unidos.

No obstante, mientras el Congreso y el Presidente han realizado algunos recortes de defensa  como parte del “secuestro presupuestal” y de la lucha de los republicanos para mantener el techo de la deuda en el pasado, las mismas cifras del gobierno señalan que el gasto en defensa es mayor que el de toda la historia estadounidense desde antes del 2006.

Republicanos quieren intensificar la guerra en Siria e Irak

Los republicanos en general han tomado una actitud más agresiva, indicando que el liderazgo debe venir de Estados Unidos, aún si se lucha con los aliados, como Francia, Jordania y otros y favorecen llevar tropas al territorio Sirio.

Del lado demócrata, ha habido más apoyo a ser parte de una coalición y no llevar tropas al terreno, sino continuar con bombardeos aéreos y otras estrategias para reforzar a los rebeldes y a las fuerzas armadas iraquíes, entre otras cosas.

La precandidata demócrata Hillary Clinton ha apoyado la estrategia del Presidente Obama de no lanzar una guerra con tropas en tierra, pero la ex secretaria de estado ha dicho que mañana jueves delineará más detalles de su plan personal para derrotar a ISIS.

Trump: “vamos a sacarle la m%#$da a ISIS”

Entretanto los favoritos republicanos le han puesto su sello a la discusión.

Donald Trump no ha presentado un plan con detalles sobre cómo derrotaría a ISIS. Esta semana, su respuesta a los ataques fue mandar varios tweets criticando a Obama y colgando en su Facebook un video de 15 segundos de una entrevista que hizo en febrero diciendo que “yo terminaría con ISIS rápido, se terminaría y punto”.

Trump añadió hoy, durante un discurso en Tenesí, que las culpa de los ataques de Paris era de Obama por mostrarse “débil e inefectivo”, recibiendo grandes aplausos cuando indicó que usaría bombas para “sacarle la m%#$da a ISIS”, bloquearía la entrada de refugiados Sirios y crearía una “tremenda zona segura” en Siria para que los sirios se queden allí.

Entretanto, Marco Rubio ha venido atacando a Ted Cruz por supuestamente “debilitar la recolección de inteligencia” que puede prevenir actos terroristas. Cruz votó, junto con otros 66 senadores, para terminar con el programa que permitía a la Agencia Nacional de Seguridad recolectar millones de archivos de sus llamadas telefónicas, un programa masivo de espionaje que fue muy controversial.

Rubio apoyó mantener la capacidad de la NSA de recopilar estos datos, lo que según él, ayudaría en mantener seguro a los Estados Unidos.