Recuerdan a trabajador fallecido en demolición

A un año de la muerte de la muerte de Delfino Jesús Velázquez Mendizábal, su familia y compañeros aún claman justicia.
Recuerdan a trabajador fallecido en demolición
Una foto familiar del trabajador mexicano Delfino Jesús, quien murió el año pasado.
Foto: Cortesía de la familia / El Diario

Nueva York— Trabajadores y residentes de Staten Island recordaron en una vigilia al trabajador mexicano Delfino Jesús Velázquez Mendizábal (43), quien murió el 28 de noviembre de 2014 al quedar atrapado bajo los pesados escombros de un edificio en demolición sin los permisos de la Ciudad.

“Era un padre dedicado y un esposo amoroso”, dijo Mónica Velázquez (27), hija de la víctima. “Un hombre bueno murió luego del Día de Acción de Gracias dejando a su familia con un vacío en el corazón. Es duro pasar estas festividades sin su compañía”.

El Centro del Inmigrante recordó a Delfino a un año de su muerte.
El Centro del Inmigrante recordó a Delfino a un año de su muerte. Foto crédito: Cortesía

El Centro del Inmigrante, una organización que defiende los derechos de los jornaleros del área, pidió justicia para el esposo, padre de cinco y abuelo de tres, quien vivía con su familia en el barrio de West Brighton. El grupo también solicitó a las instituciones que procuran la ley que endurezcan las penas para empleadores negligentes, en particular para aquellos que reinciden.

Velázquez y otros tres trabajadores demolían el antiguo edificio del concesionario de autos Dana Ford Lincoln, situado en 266 West Service Road, cuando la edificación colapsó. El trabajador fue trasladado de urgencia al Richmond University Medical Center, en donde fue declarado muerto.

Favio Ramírez, director ejecutivo del Centro del Inmigrante, comentó que la familia de la víctima -que está en medio de un proceso legal- está presionando para que se haga justicia a un año de la tragedia.

Familiares y amigos hicieron una vigilia para clamar justicia.
Familiares y amigos hicieron una vigilia para clamar justicia. Foto Crédito: Cortesía

Ramírez destacó que Dana Ford Lincoln contrató a la empresa Formica Construction Inc. para hacer los trabajos de demolición para la expansión de su nuevo edificio de 100,000 pies; sin embargo, la constructora fue responsable de otra muerte negligente en 2003. Para entonces, el trabajador Lorenzo Pavia (39) también murió al caer en una zanja profunda cuando se vino abajo la estructura que lo sostenía.

El dueño de la empresa, Ken Formica, admitió que sabía que la zanja tenía entre 12 y 15 pies de profundidad y aún así envió a Pavia y otro empleado a trabajar sobre una estructura que no era segura. El contratista se declaró culpable de homicidio por negligencia criminal en 2007 y fue condenado a 16 fines de semana en la cárcel.

“Reclamamos que se haga justicia”, dijo Ramírez. “Es un pedido a respetar la vida de los trabajadores y la dignidad de las familias”.

El activista pidió a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) -y a otras agencias de gobierno- crear conciencia en los empleadores acerca de su responsabilidad para garantizar la seguridad de sus trabajadores, medidas eficaces para prevenir fatalidades y penas más severas para aquellos que incumplen con las leyes federales y estales.

Ignoró protocolos de seguridad

En mayo,  Formica Construction Inc. fue multada con $121,000 por OSHA al encontrar que la compañía ignoró deliberadme numerosos protocolos de seguridad diseñados para prevenir fatalidades. Los inspectores del Departamento de Edificios (DOB) también encontraron que Formica carecía de un permiso válido para realizar trabajos de demolición.

“Queremos respuestas, queremos saber si se trató de una negligencia y si fue así, queremos que se haga justicia para mi padre”, dijo Mónica, hija de Velázquez.

Según un reporte de OSHA, la empresa no realizó un estudio de ingeniería pre-demolición para evaluar la estabilidad del edificio y declinó obedecer los protocolos de seguridad una vez que los trabajos iniciaron.

Un representante de la Oficina del Fiscal de Distrito de Staten Island dijo que su investigación sigue abierta.

La compañía perdió temporalmente su licencia de contratista luego de la muerte de Pavia, pero logró obtenerla nuevamente en 2010 después al llegar a un  acuerdo con el Departamento de Asuntos del Consumidor. Esta agencia también tiene una investigación en curso en el caso de Velázquez.

“Es increíble que Formica continúe trabajado pese a que un compañero murió por su negligencia”, dijo Manuel Cruz (45), un jornalero que frecuenta la parda de Port Richmond. “Parece que nuestras vidas no tienen valor alguno”.

Según el sitio web de noticias SILIVE, a Formica se le han concedido permisos para realizar demoliciones, remodelaciones y construcción de nuevos edificios en ocho diferentes sitios en Staten Island.

Claman justicia

La familia de Delfino encendió velas frente al edificio de Dana Ford Lincoln para conmemorar el primer aniversario de su muerte. El Centro del Inmigrante ha convocado a varias protestas en los últimos meses para presionar por una resolución pronta y justa del caso. Los asistentes oraron, cantaron y colocaron un improvisado altar con flores en memoria del trabajador mexicano.

Muertes en cifras

Según OSHA, En Nueva York los trabajadores latinos representan el 7.7% de la fuerza laboral en la industria de la construcción, pero preocupa a las autoridades que los hispanos sufrieran el 50% de las muertes en 2013. La causa principal de las fatalidades se debe a caídas. A nivel nacional, murieron 360 trabajadores mexicanos en la industria de la construcción, 127 de Centroamérica y 24 de Suramérica. La mayoría de víctimas fatales en la ciudad también son mexicanos.