¿Qué tienen en común soldados británicos, la Cruz Roja y Lara Croft?

Todos se tranportaron a bordo de un Defender, modelo que Land Rover dejará de fabricar

Guía de Regalos

¿Qué tienen en común soldados británicos, la Cruz Roja y Lara Croft?
El Defender de Land Rover está obsoleto.
Foto: Land Rover

Land Rover va a terminar la producción del icónico Land Rover Defender a principios del próximo año, y la compañía no ha dicho cuándo habrá un reemplazo, ya que el modelo se ha convertido en obsoleto.

El utilitario, un caballo de batalla todoterreno, querido tanto por la familia real británica como por los agricultores, se ha mantenido prácticamente sin cambios durante casi siete décadas de producción.

El Defender ha transportado a soldados a la guerra de Corea, a los integrantes de la Cruz Roja en las zonas de crisis de todo el mundo y a Lara Croft en la película Tomb Raider.

Sus superficies metálicas están en desacuerdo con las normas de seguridad de los peatones. Sus emisiones de dióxido de carbono son el doble de la norma en las flotas europeas, y no tiene pantallas táctiles, conectividad móvil, bolsas de aire o de recarga de teléfono inalámbrico.

“Es hora de pasar a un nuevo capítulo”, dijo Nick Rogers, jefe de ingeniería de Jaguar y Land Rover, quien aprendió a conducir en un Defender.

Su modesto precio significó que la modernización del viejo modelo no tenía mucho sentido. Por el contrario su casi único competidor, el Jeep Wrangler, un descendiente del vehículo militar de la Segunda Guerra Mundial, se ha mantenido al día con control electrónico de estabilidad y conectividad Bluetooth.

La desaparición del Defender viene cuando la demanda mundial de SUVs se ajusta a elevarse 37 por ciento a casi 26 millones de automóviles en 2018, según investigaciones de IHS Automotive.

Antes de que Land Rover cese la producción el Defender venderá alrededor de 20,000 este año, según las estimaciones de IHS, muy por debajo de un pico de alrededor de 56,000 en la década de 1970. Su total de ciclo de producción de 68 años será de más de 2 millones de automóviles.

Land Rover y su empresa matriz, Tata Motors con sede en India, se enfrentan al reto de desarrollar un nuevo Defender sin perder los valores del original.

Mientras la automotriz ha prometido revisar y reintroducir el icónico vehículo en un futuro cercano, no han dicho cuándo podría resurgir o si la producción continuará en la fábrica de Solihull, Inglaterra, donde la mayoría de la modelos todavía se hacen a mano, y hay una pared cubierta de recuerdos personales de los compradores.