El amor duele… y a bordo del auto puede causar la muerte

Las llamadas de parejas y familiares son una preocupante fuente de distracción

El amor duele… y a bordo del auto puede causar la muerte
El celular es un terrible distractor al volante.
Foto: Shutterstock

Según un nuevo estudio realizado por Yi-Ching Lee y Noelle Lavoie del centro de investigación de lesiones y prevención del hospital de niños de Filadelfia, las llamadas de padres y cónyuges están entre las mayores distracciones de conducción.

¿Escuchaste el dicho de que “el amor duele”?, pues esa idea por desgracia se puede aplicar a la práctica potencialmente mortal de la conducción distraída.

El estudio se realizó con conductores adolescentes de entre 15 a 18 años y conductores adultos de 40 a 60 años en 31 estados, para determinar quiénes les enviaban texto y hablaban con sus teléfonos móviles mientras conducían hacia un accidente.

Los adolescentes son las personas que más frecuentemente se comunican con sus padres durante la conducción y para los más adultos la comunicación es con su cónyuge o prometido/a.

¿Por qué los conductores hablan con las personas más cercanas a ellos cuando están conduciendo?. En el estudio, Yi-Ching Lee sintetiza que: “Puede ser porque piensan que necesitan responder debido a la importancia de la relación social, o podría ser debido a la función de la llamada, tales como coordinación de horarios o encuentros”.

No peleen en el auto

Pero según el estudio cualquiera sea la razón, la conducción distraída sigue siendo un problema importante de seguridad. Muchas veces las peleas entre los cónyuges mientras se conduce, pasan a ser un problema de alto riesgo.

Los accidentes automovilísticos son la principal causa de muerte para las personas de edad de 5 a 34 años, representando más de 3,000 muertes al año y cientos de miles de heridos durante la conducción diaria distraída, ya que los investigadores notaron que la interrelación de las personas mientras conducen, aumenta el riesgo de manera significativa.

A pesar de los peligros, que han sido bien documentados por el estudio, el 90% de los conductores dice que no dejará de usar su teléfono móvil para atender a familiares o cónyugues mientras conduce.

uso celular

Para combatir estas asombrosas cifras de accidentes por uso del celular, los investigadores dijeron que los padres deben ser la primera línea de defensa contra el peligro distraído al volante, dando un buen ejemplo a sus hijos de no hablar mientras conduce. Eso significa no usar sus móviles durante la conducción, incluso cuando se detiene el tráfico, y la institución de una política de tolerancia cero para el uso del teléfono de un conductor adolescente.

Los investigadores dijeron que los padres deben preguntar a sus hijos si están conduciendo en el momento de su llamado y darles instrucciones para volver a llamar cuando hayan llegado a su destino o detenido.

Según un informe de los investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Utah, manejar y habla por teléfono resulta más peligroso que conducir ebrio. En las pruebas que se realizaron, los conductores que usaron teléfonos celulares fueron 5.36% veces más propensos a tener un accidente que los conductores sin distracción.

Todas las investigaciones coinciden en que hablar por teléfono mientras se conduce reduce el tiempo de reacción en alrededor del 10% en términos del frenado y en un 20% en términos de acelerar después de frenar, lo que interfiere con la fluidez del tránsito.

Además, los usuarios de celulares, pese a usar indistintamente teléfono de mano, con audífono o con manos libres, violaron las señales de tránsito tres veces más que los conductores sin distracción. Los que manejan hablando por teléfono no perciben el ambiente de conducción, ya que alrededor del 70% de la información visual no se procesa en lo absoluto.

En la mayoría de los países está prohibido el uso del teléfono celular mientras se conduce un automóvil. En México DF y su área metropolitana, se permite su uso siempre y cuando se utilice un dispositivo de manos libres, cosa que está totalmente prohibida en muchos países de Europa, Asia, Sudamérica y Australia.

En Japón está prohibido por completo el uso de teléfonos celulares mientras se conducen vehículos. En Israel es una práctica común parar a un costado del camino para contestar los teléfonos celulares, mientras que en Croacia se prohíbe el uso de teléfonos celulares a los peatones mientras cruzan las calles.

Catorce estados en Estados Unidos, más Washington DC, Puerto Rico, Guam y las Islas Vírgenes, prohíben a todos los controladores el uso de teléfonos celulares de mano mientras se conduce.