Obama vuelve a urgir al Congreso a que apruebe una reforma migratoria

Obama destacó que entre las prioridades de su gobierno está la aprobación de una reforma migratoria
Obama vuelve a urgir al Congreso a que apruebe una reforma migratoria
Barack Obama ofrece su último
Foto: Evan Vucci / Getty Images

WASHINGTON.- Pese a la casi nula posibilidad de que los republicanos apoyen su agenda, el presidente Barack Obama,  insistió hoy en su último discurso sobre el “Estado de la Unión” en la urgencia de que el Congreso apruebe una reforma migratoria, aún en momentos en que es objeto de críticas por las deportaciones de centroamericanos.

Con un discurso pensado para insuflar optimismo frente a la ansiedad de los estadounidenses, Obama delineó la lista de prioridades de su gobierno, incluyendo la aprobación de una reforma migratoria, el control de armas, equidad salarial para las mujeres, reforma judicial, y la epidemia del abuso de la heroína, entre otras.

“Seguiré presionando por un progreso en la labor que queda por hacer. Corregir un maltrecho sistema de inmigración. Proteger a nuestros niños de la violencia de las armas… todas estas cosas todavía importan para las familias que trabajan duro; aún son lo correcto por hacer, y no me daré por vencido hasta que se logren”, prometió Obama, interrumpido por aplausos.

Más adelante, Obama intentó explicar las raíces de los problemas económicos que aún aquejan al país, e indicó que, por ejemplo, “los inmigrantes no son la razón por la cual los salarios no han subido lo suficiente” sino que esas decisiones se toman en juntas directivas que con demasiada frecuencia anteponen las ganancias trimestrales a logros a largo plazo.

En su discurso, en el que defendió los logros de su gobierno dentro y fuera del país desde 2009, habló de cuatro principios básicos: la expansión de las oportunidad económicas para todos; el uso eficaz de la tecnología para, por ejemplo, resolver retos como el cambio climático; el reforzamiento de la seguridad nacional y el liderazgo de EEUU en el mundo, y mejoras al clima político dentro del país.

Pero, ante el barómetro que ofrece Obama –una baja en los precios de la gasolina, menos desempleo, mayor seguridad nacional, una reforma educativa y la ampliación de cobertura médica con “Obamacare”, entre otras prioridades- los republicanos han dejado en claro que continuarán bloqueando su agenda.

Lea también: Obama pide mantener optimismo durante su último discurso en Congreso

Casa Blanca defiende acciones ejecutivas

Antes del discurso, durante una conferencia telefónica con un grupo selecto de medios hispanos, incluyendo este diario, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, había adelantado que Obama no haría mención de la posibilidad de un “Estatus de Protección Temporal”  (TPS) para los centroamericanos que se agolpan en la frontera sur – como le han pedido grupos cívicos y demócratas en el Congreso-, aunque defendió sus medidas ejecutivas, como el DACA de 2012, ante la inacción del Legislativo.

Lea también: Obama pide a la Corte Suprema que decida sobre Alivios Migratorios lo antes posible

“Desde luego el presidente se ha centrado en la reforma migratoria y tiene un historial fuerte del que hablar en cuanto a la reforma migratoria, y estos otros asuntos que son prioridad para el presidente también son asuntos que no sólo van a garantizar el futuro éxito de la comunidad hispana en EEUU sino que, de hecho, garantizarán el éxito de todo EEUU”, afirmó Earnest.

En ese sentido, Earnest señaló que aunque la reforma migratoria es una prioridad para la comunidad hispana, no solo por los beneficios económico sino por el impacto que tendría en millones de indocumentados, a los hispanos “igualmente les preocupa” la prosperidad económica y la “eficaz” aplicación de la reforma de salud.

Lea también: Sanders y O’Malley piden que Obama otorgue TPS a centroamericanos en mira de redadas

Republicanos al contraataque

 A lo largo de la jornada, líderes republicanos del Congreso y grupos conservadores afilaron sus ataques contra Obama, a quien acusan de excederse en sus poderes ejecutivos.

Rodeado de otros líderes republicanos, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo esta mañana que, ante la ansiedad de los estadounidenses sobre su seguridad, Obama debe presentar “un plan integral” para combatir al grupo extremista islámico ISIS, al tiempo que insistió en que sólo los republicanos pueden ofrecer una “visión positiva” para el país.

Ryan prometió que su bancada se mantendrá “a la ofensiva” en 2016, con una agenda “audaz” para espolear el crecimiento económico, y aseguró que con un presidente republicano en la Casa Blanca, su partido podrá “hacer grandes cosas” para encarrilar de nuevo al país.

Es, en esencia, el mensaje que prevé ofrecer, en respuesta al discurso, la gobernadora republicana de Carolina del Su,  Nikki Haley, mientras que la respuesta en español estará a cargo del legislador republicano de Florida, Mario Díaz-Balart.