Editorial: Si Martin Luther King Jr. viera hoy…

Es necesario defender los logros de King y seguir su lucha por los derechos civiles

Guía de Regalos

Editorial: Si Martin Luther King  Jr. viera hoy…
Foto: @KTLA / Twitter

Un  nuevo aniversario del natalicio de Martin Luther King Jr. se cumple en momentos en que las tensiones raciales en nuestra sociedad se manifiestan especialmente a través de la relación entre las comunidades de color y la autoridad policial. Pasaron varias décadas desde el asesinato del líder de los derechos civiles y muchos cambios positivos han ocurrido, pero la brutalidad policial fruto de la discriminación, es algo que hoy él reconocería.

Los incidentes de afroamericanos muertos a manos de policías anglos en situaciones poco claras, y la complicidad de los fiscales para defender y justificar a los sospechosos de actuar impropiamente, originó protestas en varias ciudades del país. El movimiento de Black Lives Matter es la expresión de la frustración que, lejos de ser comprendida, fue vista erróneamente como un ataque a los policías, recrudeciendo la tensión racial. Tanto en la época de King, como en la actual, hay políticos que atizan el fuego para su beneficio.

King también reconocería, horrorizado, que a la Ley de Derechos del Votante por la que tanto luchó, le quitaron una protección importante para las minorías. Que la Suprema Corte de Justicia eliminó la Sección 5 que exigía a los estados con historial de racismo recibir la autorización del gobierno federal antes de implementar leyes electorales. Ahora varios Estados con aprovecharon a pasar medidas para dificultar la participación. En Texas, por ejemplo, resucitaron prácticas que se consideraban superadas para diluir el voto latino.

El debate nacional sobre la bandera Confederada seguramente le hubiera agradado a King, aunque todavía esté flameando en varios estados. Mucha tristeza le habría causado que para llegar a la discusión del emblema, un joven blanco causó una masacre en una iglesia negra. Parecería que con el tiempo nada cambió en el Sur, pero en este caso se habló abiertamente de la perversidad detrás de “los valores sureños” que representa esa bandera.

La doble presidencia de Barack Obama, sin lugar a duda habría alegrado a King, ya que la llegada a la Casa Blanca de un afroamericano podría significar el fin del racismo. Pero en estos ocho años los ataques e insultos personales a un mandatario llegaron a nivel jamás visto.

Seguramente King habría visto los avances, pero en el balance, creemos que vería la necesidad de que hoy siga su lucha por los derechos de todos.