Clinton gana por estrecho margen en Iowa, pero Sanders es amenaza real

El consenso entre expertos es que la contienda no será un "paseo de rosas" para ninguno de los dos
Clinton gana por estrecho margen en Iowa, pero Sanders es amenaza real
Foto: EFE

WASHINGTON.-  Tras una noche electoral en Iowa en la que dominó la corriente contra el “establecimiento” político, la precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, apenas logró una estrecha victoria ante el senador Bernie Sanders, lo que complica su aritmética en New Hampshire el próximo martes.

Las “asambleas populares” en Iowa arrojaron un empate virtual entre ambos hasta buena parte de la madrugada, pero esta mañana el Partido Demócrata de Iowa determinó que Clinton obtuvo una estrecha e incómoda victoria, a una semana de las primarias en New Hampshire, donde Sanders le lleva una amplia ventaja.

Clinton logró el 49,8%, mientras que Sanders obtuvo el 49,6%. El exgobernador demócrata de Maryland, Martin O´Malley, suspendió anoche mismo su campaña después no lograr ni el uno por ciento del apoyo electoral.

El propio senador independiente de Vermont advirtió anoche de que en el verano él estaba en completa desventaja frente a Clinton, y pocos confiaban en que pudiese ganar en Iowa, por lo que el estrecho margen de victoria es en sí un logro para su campaña.

Al proyectarse como el candidato “anti-Clinton”, Sanders ha tocado una vena importante entre muchos votantes demócratas, aparentemente hartos de la avaricia de Wall Street y los intereses corporativos, y de la parálisis en Washington.

Aunque Clinton y Sanders compiten por quién de los dos es más progresista, y prometen defender el legado del presidente Barack Obama, el mensaje de Sanders encuentra eco entre los votantes decepcionados con el rumbo de la economía y las desigualdades salariales, y le ayudó a conseguir una especie de “victoria moral”.

Según el conteo de votos más recientes, Clinton se lleva 22 delegados de Iowa, y Sanders, 21.

La próxima batalla: New Hampshire

Ambos candidatos llevarán sus mensajes profamilia a diversos actos  electorales hoy en New Hampshire, donde Sanders aventaja a Clinton por unos 18 puntos, según un promedio de encuestas de “Real Clear Politics”.

“Sanders tiene las probabilidades de ganar en New Hampshire y, al haber atraído el interés de la base progresista del Partido Demócrata, su reto será ampliar su apoyo entre las minorías, tomando en cuenta el respaldo que Clinton ha cultivado durante años en esos grupos”, dijo a este diario el estratega demócrata Federico de Jesús.

“Ese factor será clave para determinar quién ganará en las primarias de Carolina del Sur y Nevada, donde el apoyo de los latinos y afroamericanos será decisivo”, añadió de Jesús, exportavoz hispano de la campaña presidencial de Barack Obama en 2008.

Los resultados de Iowa no fueron tan malos como en 2008, cuando Clinton quedó sorpresivamente en tercer lugar, pero la exsecretaria de Estado queda sobre aviso de que no puede dar el voto por sentado, especialmente entre las minorías.

“El reto para Clinton es aumentar drásticamente el apoyo de los votantes latinos en Nevada, Texas, Florida, California y otros lugares. Tampoco puede ignorar los estados pequeños y rurales”, dijo en entrevista telefónica desde Des Moines (Iowa), Christian Ucles, director político en Iowa para asuntos del voto latino de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC).

La coalición de nuevos votantes, jóvenes, latinos y demás minorías fue la que al final puso en aprietos a Clinton, pese a que ésta aventaja a Sanders en fondos y en apoyo de la maquinaria del partido.

“En Iowa el voto latino jugó un papel importante, especialmente en muchas zonas rurales… Bernie Sanders y (el exgobernador de Maryland) Martin O´Malley hicieron una labor fantástica entre los latinos acá“, señaló Ucles, cuya organización movilizó a 10,000 votantes latinos en Iowa.

La ventaja demográfica de Clinton

Aunque el mensaje de Sanders logró calar entre los votantes demócratas en Iowa, la exprimera dama en principio tendrá mejores posibilidades en estados con mayor diversidad racial y étnica, según expertos.

Es que New Hampshire, un estado vecino a Vermont y considerado un enclave progresista en el noreste del país, también es de mayoría blanca –los hispanos son apenas el % del electorado- y bien podría darle la victoria a Sanders.

Lilly Eskelsen, presidenta de la Asociación Nacional de Educación (NEA, en inglés), el mayor sindicato de maestros en EEUU, que además ha apoyado a Clinton, considera que, en adelante, ésta acumulará más victorias porque, a su juicio, tiene posturas más sólidas sobre educación y otros temas de interés para los hispanos.

“Sí la victoria en Iowa fue estrecha, pero ganó y eso es lo que cuenta. Sanders no va a tener dos estados más favorables a su candidatura que Iowa y New Hampshire; nos quedan 49 estados que tienen poblaciones muy distintas“, dijo Eskelsen en entrevista telefónica desde New Hampshire.

Según datos preliminares, la edad jugó un papel importante en Iowa, lo que explica por qué ha calado el mensaje de Sanders de iniciar una “revolución política” entre los jóvenes.

Sanders tuvo el 84% del apoyo de los jóvenes entre 17 y 29 años de edad, mientras que Clinton obtuvo el 14%. Sin embargo, Clinton aventajó a Sanders entre las personas de al menos 65 años de edad, 69% frente al 29%.

A la hora de la verdad, la mayoría de los votantes seleccionó a Clinton por considerar que tiene mejores posibilidades de ganar en los comicios generales del próximo 8 de noviembre frente a un candidato republicano, aunque también dejó de manifiesto que Sanders proyecta más “honestidad” y “fiabilidad”.

La lección de Iowa, según demográfos y politólogos, es que esta contienda no será un “paseo de rosas” para nadie, y seguirá impredecible posiblemente hasta las convenciones de este verano.