Aproveche las ayudas financieras para que su hijo llegue a la universidad

Autoridades explicaron que el proceso es fácil y confidencial, pero es importante hacerlo lo antes posible.
Aproveche las ayudas financieras para que su hijo llegue a la universidad
Isabella Lajara, estudiante de secundaria en Manhattan, dice que el proceso de FAFSA es fácil y puede ser muy bueno para los hispanos.
Foto: Gerardo Romo / Gerardo Romo

Nueva York- Isabella Lajara ya lo tiene claro. “Mi universidad soñada es Dartmouth”, dijo con seguridad esta joven de 17 años, de padre dominicano y madre puertorriqueña. “Yo sé lo que necesito y cómo hacerlo. Sólo me tomó alrededor de media hora”.

Lajara habla de llenar la aplicación al apoyo estudiantil federal, conocida como FAFSA, una solicitud que puede ser clave para financiar la universidad de sus hijos, pero que muchos latinos no aprovechan. “Nuestros padres muchas veces no entienden el sistema”, dijo Sugeni Pérez-Sadler, directora asociada de Preparación para Universidad y Carreras en el Departamento de Educación. “Pero ellos tienen que rellenar esta solicitud, que es el primer paso para ir a la universidad. Ésta abre puertas para diferentes fondos de ayuda financiera”.

Como explican en el Departamento de Educación, no sólo la postulación a FAFSA puede entregar fondos -y en muchos casos financiar de manera completa la universidad-, sino que además estos datos son utilizados por las mismas universidades para optar a otros apoyos monetarios. Por esto es fundamental informarse y tomar el tiempo para rellenar esta ficha.

“A veces los padres no saben bien cómo responder las preguntas ni conocen el proceso”, comentó Kate McKeon, consejera universitaria en la escuela High School of Fashion Industries, en Manhattan, donde estudia Isabella Lajara. “Creo que esto es más fácil de lo que parece y hay muchos recursos disponibles. Pueden pedir ayuda no sólo en las escuelas, sino también en organizaciones comunitarias”.

Los fondos de FAFSA están disponibles para todos los estudiantes con residencia o documentados, sin importar si sus padres son indocumentados (también existen muchas opciones para jóvenes indocumentados). Se piden datos de identificación como el seguro social e información de ingresos e impuestos, pero en el Departamento de Educación advierten que todo es confidencial y no es compartido con agencias de inmigración.

“La información es personal, pero esto es muy importante porque permitirá contribuir a la educación de sus hijos”, explicó Sugeni Pérez-Sadler, quien agrega que la postulación está disponible en español y que, si se tiene cualquier duda, se puede acudir a los consejeros universitarios presentes en todas las escuelas.

Hay muchos mitos al respecto, explican, como que es necesario esperar la rendición de impuestos (la postulación se puede hacer con los datos del año pasado), que es complejo o que esto no es una opción para quienes no han obtenido buen rendimiento escolar.

“Los estudiantes muchas veces creen que sólo con buenas calificaciones se puede lograr ayuda financiera y eso no es así”, comenta Pérez-Sadler. “Esto depende de los ingresos de la familia y de otros factores, independiente de las calificaciones”.

Pero lo más relevante es no dejar estos trámites para último minuto y hacerlos cuanto antes, ya que los fondos se agotan. Así lo hizo Isabella Lajara, quien rellenó su postulación hace unas semanas. “Algunos pueden sentir miedo”, comentó esta chica de El Bronx. “Pero hay tantos recursos que hay que aprovechar. Incluso se puede ir a la universidad gratis o pagar costos muy reducidos”.

 

Opciones para quienes no tienen documentos

Los fondos de FAFSA son para jóvenes residentes o con documentos y no importa si sus padres son indocumentados. Pero para jóvenes indocumentados también hay muchas ayudas financieras para ir a la universidad. “Hay muchas becas para ellos, como por ejemplo la del Instituto Mexicano, que está abierta a todas las nacionalidades”, explica Antonio Alarcón, organizador juvenil de Make The Road New York. “Esta te paga un año de colegiatura, a cambio de hacer voluntariado”.

Otras becas existentes son The Dream US y el Hispanic Scholarship Fund, ambas abiertas a Dreamers. Los expertos recomiendan informarse con sus organizaciones comunitarias y en las escuelas de sus hijos.

 

Cómo funciona el sistema universitario en EEUU

El sistema universitario funciona de manera distinta en Estados Unidos que en la mayoría de América Latina. Mientras en nuestros países muchas veces se comienza desde el primer año estudiando una carrera específica, como Medicina o Educación, en EE.UU. el sistema comienza de manera general con el llamado “college” y tiene muchas formas de entrada y de salida. Estos son algunos conceptos clave:

  • College: normalmente dura cuatro años y en ellos se toman cursos generales y específicos, los que llevan a un título de bachiller (llamado bachelors). Muchas carreras profesionales se pueden comenzar de esta manera.
  • Community College: son programas más breves (dos años) y más asequibles. Al terminar, se puede optar a trabajar, o si se tienen los recursos y la intención, se puede seguir y completar los cuatro años en una universidad.
  • Programas de graduados: muchas carreras profesionales de mayor complejidad funcionan como un postgrado y tienen sus escuelas específicas, como Derecho y Medicina. A ellas se puede acceder después de haber pasado por los cuatro años de college.

Mejora en la matrícula universitaria

Los estudiantes en Nueva York están yendo a la universidad más que nunca antes, pero todavía faltan subir aún más estos índices. Mientras en 2007 un 41% de los alumnos de escuelas públicas se matricularon, en 2014 la cifra subió hasta 53%.