Clinton y Sanders se alistan para su primera pugna por el voto latino en Nevada

Clinton y Sanders se alistan para su primera pugna por el voto latino en Nevada
Foto: Getty Images

WASHINGTON.- Las “asambleas populares” demócratas en Nevada el próximo sábado serán la primera prueba de fuego en la que Hillary Clinton y Bernie Sanders medirán fuerzas para conquistar el voto hispano en ese estado, en unos momentos en que las encuestas los declaran en cerrado empate.

Ambos protagonizan una lucha feroz en Nevada, donde los hispanos conforman una cuarta parte de la población y un 17% del electorado, realizando numerosos actos electorales y apoyándose tanto en empleados como voluntarios latinos para difundir sus respectivos mensajes en español.

El reto para Clinton será demostrar que sigue gozando de amplio apoyo entre las minorías, debido en parte a su larga trayectoria en estas comunidades desde el inicio de su carrera política.

En cambio, Sanders quiere probar que su mensaje de “revolución política” está calando fuerte entre la clase trabajadora, los latinos y los jóvenes en general, y ha sostenido varios actos en Nevada.

De hecho, el director de la campaña de Sanders, Jeff Weaver, ha tachado como una “fantasía” que Clinton tenga amarrado el voto de las minorías, y vaticinó que Nevada ofrecerá la oportunidad de “destruir ese mito” propagado por la campaña rival.

La campaña de Sanders apuesta a que los votantes de Nevada aún tienen fresco en la memoria cómo les afectó la recesión económica tras la burbuja inmobiliaria, que dejó a decenas de miles sin empleo, sin hogar y con fuertes deudas.

Para eso, Sanders ha abierto al menos una decena de oficinas en el estado y ha invertido el doble de lo que ha gastado Clinton en anuncios televisivos, según el diario “Las Vegas Review-Journal”.

En declaraciones a este diario, Erika Andiola, portavoz de la campaña de Sanders, indicó que el senador ha logrado el apoyo de tres publicaciones latinas en Nevada y tiene un comité compuesto por 30 líderes de la comunidad hispana en el estado.

Llamada de alerta

Hasta hace unos pocos días, la campaña de Clinton creía tener bajo candado el apoyo de las minorías latina y afroamericana en Nevada y Carolina del Sur, respectivamente, en las primeras elecciones internas del partido en el sur y oeste del país.

Pero, tras la paliza electoral que recibió en New Hampshire y la insurgente campaña de Sanders ha suscitado inquietud entre los partidarios de Clinton, y su campaña no escatima esfuerzos para frenar el avance del senador de Vermont.

Una encuesta, realizada en nombre del conservador “Freedom Beacon”,  indicó que Clinton y Sanders se encuentran empatados con un 45% del apoyo entre los votantes que participarán en las “asambleas populares” de Nevada.

Según un desglosado de esa encuesta, Clinton sigue aquejada de problemas relacionados con la “confianza” de los votantes y la percepción de que Sanders es el “más progresista” de los dos precandidatos.

En diciembre pasado, Clinton aventajaba a Sanders por un margen de más de 20 puntos en esa misma encuesta pero, consciente del reto por delante, acaba de realizar otra gira por el estado.

Parte de la estrategia sureña de Clinton es demostrar que ella, y no Sanders, es la única candidata capaz no sólo de vencer a un rival republicano el próximo 8 de noviembre sino también de impulsar medidas para corregir los problemas de desigualdad racial y salarial que golpean con dureza a las minorías.

Ese fue el mensaje que transmitió el pasado fin de semana en un acto en Nevada.

Clinton tiene el apoyo incuestionable entre la jerarquía de los sindicatos, pero Sanders hace lo propio por conquistar terreno entre los trabajadores de a pie.

El Partido Demócrata tendrá sus “asambleas populares” en Nevada el próximo 20 de febrero, y sus primarias en Carolina del Sur, una semana después.