Empleos juveniles de verano pueden disminuir la delincuencia

Concejales de la ciudad están buscando financiar estos beneficios para todos los que lo soliciten.

Jumaane Williams pedirá más financiamiento para estos programas.
Jumaane Williams pedirá más financiamiento para estos programas.
Foto: Juan Pablo Garnham / Juan Pablo Garnham

Nueva York- Este jueves, políticos neoyorquinos llamaron a ampliar los empleos de verano para jóvenes. “Aquí mismo en nuestra ciudad hay miles de jóvenes desconectados de sus familias y sin lugar donde dormir”, dijo el concejal Mathieu Eugene, en una audiencia del consejo al respecto. “Tenemos la responsabilIdad moral de hacer todo lo que podamos por nuestros jóvenes. Muchos están sedientos de empleos, quieren hacer algo grande”.

En la audiencia, autoridades de la ciudad pudieron explicar el alcalde de esta iniciativa. “El año pasado fue el Programa de Empleo de Verano más grande en la historia del departamento. 54,263 jóvenes se inscribieron”, dijo Andre White, jefe de gabinete del Departamento de Juventud. “Ellos trabajaron en diversos rubros como la de la salud, servicios financieros, tecnología, industrias, comercio y gobierno”.

 

El día anterior, también en el Concejo Municipal, otros concejales enfatizaron el valor para la comunidad que estos programas tienen y explicaron que, quienes pasan por programas de empleo veraniegos en su juventud, no sólo tienen más posibilidades de un futuro laboral exitoso, sino también de tener una vida más larga y de no caer en la delincuencia.

“Sabemos que los estudiantes que participan en programas de empleo tienen mejores resultados en exámenes, se involucran más en la escuela, tienen menos posibilidades de ir a la cárcel y más posibilidades de mantenerse con vida”, dijo Jumaane Williams, concejal por Brooklyn. “Estamos pidiendo a la administración que apoye a la comunidad, reduzca el crimen y mejore la educación financiando completamente un programa de empleos de verano universal y doblando los empleos durante el resto del año”.

En la actualidad, el sistema funciona a través de una lotería. A pesar de que los miles de favorecidos que lograron las plazas de trabajo, alrededor de 77,000 jóvenes quedaron afuera. “Esto costará aproximadamente $120 millones. Eso no es nada en un presupuesto de casi $84,000 millones”, dijo el concejal Williams. “Como una ciudad progresista hemos tomado una decisión: no se puede luchar contra los temas de crimen sólo con la policía y la aplicación de la ley”.

Por su parte, el concejal Antonio Reynoso comparó esta inversión con la de $170 millones que se hizo el año pasado para contratar a 1,300 policías adicionales. “También hay que recordar que esto lucha contra el crimen. Estos jóvenes tienen 50% menos posibilidades de cometer un crimen”, explicó Reynoso. “El crimen baja en áreas y es por cosas como esto. Tenemos que empezar a ver estos números y estas estadísticas y ver lo que funciona: reafirmación positiva, más empleos. Esa es la forma de combatir el crimen y no necesariamente sobreaplicación de la ley”.

En la ocasión la organización Community Service Society aprovechó de entregar un informe en el que recomendó a la administración no sólo aumentar las plazas y el financiamiento para este programa, sino también mejorarlo, aumentando las semanas que se da empleo y dando posibilidades distintas para los jóvenes de acuerdo a sus edades e intereses.

“La ciudad ha hecho grandes progresos en iniciativas universales para los chicos más jóvenes, con el prekinder universal”, dijo Lazar Treschan, director de Políticas para Jóvenes en Community Service Society. “Ahora necesitamos ayudar a los jóvenes en esa complicada transición hacia la adultez y a las carreras. Este es el tiempo para un programa universal. Los resultados no deberían depender de una lotería”.

Los datos del empleo de verano

De acuerdo al Departamento de Juventud, así fueron los participantes del programa de empleo de verano del año pasado:

  • 57% son mujeres y 43% son hombres
  • 26% son latinos.
  • 41% son de Brooklyn, 23% de El Bronx, 19% de Queens, 10% de Manhattan y 7% son de Staten Island.
  • 2,078 son calificados como en situación vulnerable.
  •