Clinton y Trump buscan coronarse en el “supermartes”

Clinton y Trump buscan coronarse en el “supermartes”
Foto: María Peña/Impremedia

Decenas de miles de votantes acuden este martes a las urnas en Virginia y una decena de estados del noreste y sur de EEUU, en la reñida contienda del “supermartes” en la que la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump esperan coronarse como candidatos de sus respectivos partidos.

En Virginia, un estado considerado “bisagra” en la contienda general, ambos candidatos se perfilan como los favoritos en las encuestas, aunque sus rivales han redoblado esfuerzos por mantenerse con vida en lo que resta del proceso de primarias.

Según una encuesta de CBS News/YouGov, Clinton tiene una ventaja de 20 puntos sobre el senador Bernie Sanders, mientras que Trump aventaja al senador Marco Rubio, su más próximo rival, por 13 puntos.

En Virginia, los hispanos totalizan 8,3 millones, o el 8,9% de la población, y conforman el 4,6% del electorado, según el Centro de Investigación Pew, y han dado el voto decisivo en reñidas contiendas locales y estatales en el pasado.

El estratega demócrata y exmiembro de la junta del Condado de Arlington, el salvadoreño Walter Tejada, elogió que los latinos del área estén acudiendo a las urnas “porque se trata de una elección seria”.

El estratega demócrata, Walter Tejada, de origen salvadoreño, asegura que los latinos pueden frenar "el tren de Trump".
El estratega demócrata, Walter Tejada, de origen salvadoreño, asegura que los latinos pueden frenar “el tren de Trump”.

“El Partido Republicano se ha vuelto un circo, y los precandidatos latinos están desconectados de nuestra comunidad. Es refrescante ver que los precandidatos demócratas han debatido los temas con mucha sustancia, especialmente los temas que nos preocupan a los latinos, y ahora tenemos la oportunidad de estudiar sus propuestas”, señaló Tejada, un partidario de Clinton.

Lo que está en juego

Virginia se encuentra bajo los reflectores debido a que las primarias son “abiertas”, es decir, los votantes pueden elegir a cualquier precandidato independientemente de su afiliación política, lo que ofrece una instántanea del posible escenario en los comicios generales del próximo 8 de noviembre.

Del lado republicano, están en juego 49 delegados, mientras que del lado demócrata la cifra es de 95 delegados, que se reparten de forma proporcional a los resultados en las urnas.

A nivel nacional, se requieren 2,383 delegados para la nominación  presidencial demócrata, y Clinton ya lleva 542, incluyendo 451 “súper delegados” que pueden votar de forma independiente en la convención de julio próximo.  Del lado republicano, se requieren 1,237 delegados, y Trump lleva un total de 82, seguido por el senador republicano por Texas, Ted Cruz, con 17, y el senador republicano por Florida, Marco Rubio, con 16.

Un bastión demócrata en un estado conservador

Por lo general, Virginia es un estado conservador pero la zona norte tiene una amplia diversidad étnica y es considerada un bastión demócrata, aunque tiene pequeños bolsones de barrios republicanos.

En la ciudad de Arlington, a pocas millas de la capital estadounidense, los centros de votación han registrado un goteo constante, y la mayoría de los votantes entrevistados por este diario se decantó por Clinton.

Desde el Centro Comunitario Walter Reed en Arlington, la afroamericana Gayle Flemming, de 68 años, dijo que apoya a Clinton porque “sin duda es la que más experiencia tiene, aunque me preocupa su pasada conexión con la empresa Monsanto, pero me desagrada más la idea de que Trump logre la nominación, y ella es la única que puede pararlo”.

La afroamericana Gayle Flemming, originaria de California, votó por Clinton porque "es la única que puede vencer a Trump".
La afroamericana Gayle Flemming, originaria de California, votó por Clinton porque “es la única que puede vencer a Trump”.

“Todo lo que dice Sanders es bueno, pero sus partidarios tienen que recordar que en 1972 George McGovern también tenía ideas muy progresistas, pero él solo ganó un estado… hay que ser prácticos”, subrayó Flemming, quien se trasladó de California a Virginia en 1986.

Mientras, la salvadoreña Patricia Berríos, oriunda de Chirilagua (San Miguel), también votó por Clinton, atraída por  “su carácter y  su experiencia” porque  cree que, aún con un Congreso republicano, “va intentar cumplir sus promesas”.

La salvadoreña Patricia Berrios, piensa que Clinton "intentará cumplir sus promesas".
La salvadoreña Patricia Berrios, piensa que Clinton “intentará cumplir sus promesas”.

Por su parte, Melissa Mellor, otra partidaria de Clinton, consideró que ésta tiene “políticas más prácticas y será la que mejor amplíe el legado del presidente Obama”.

“Yo sí creo que Clinton escuchará las opiniones de todos y será aceptada por el electorado en general; me preocupa muchísimo la retórica racista y divisoria de Trump, y toca frenarlo”, enfatizó.

Pero Cristina Orlando, una joven latina nacida en Arlington de padre dominicano y madre estadounidense, votó por Sanders porque apoya su mensaje para una “revolución política” y eliminar la influencia corruptora de las grandes corporaciones en la política.

Cristina Orlando votó por Sanders porque le molestan "la posturas cambiantes" de Clinton.
Cristina Orlando votó por Sanders porque le molestan “la posturas cambiantes” de Clinton.

“Bernie está luchando por la gente, por ampliar las oportunidades. Si miras el historial de (Hillary) Clinton, ella ha cambiado sus posiciones con los latinos; no sé de qué lado va a estar de un día para otro, en cambio Sanders mantiene su posición”, explicó Orlando, de 28 años.

Frente a la creciente posibilidad de que Clinton logrará la nominación, Orlando se encogió de hombros y admitió que votará por ella, sobre todo para impedir que Trump sea elegido presidente.

Por su parte, Whitney Glaccum, una madre de 41 años acudió al Centro Comunitario Madison, en un barrio de clase alta, y votó por Rubio como alternativa a Trump.

Whitney Glaccum votó por Marco Rubio porque quiere que éste frene a Trump.
Whitney Glaccum votó por Marco Rubio porque quiere que éste frene a Trump.

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

“Soy conservadora y creo que Rubio tiene buenas posibilidades; tiene talento, sabe comunicarse, y quiero que sea nuestro candidato. Todavía estamos a tiempo de frenar a Trump, no podemos permitir que avance”, advirtió.

Glaccum resumió su larga lista de razones para un voto “anti-Trump: es autoritario, no demuestra respeto a las leyes, no ofrece sustancia, no tiene vocabulario, y no se distancia de grupos como el KKK”.