Guerra a la adicción por consumo de calmantes

El Senado tiene previsto votar esta semana una iniciativa impulsada por la senadora Gillibrand

Nueva York.- La senadora Kirsten Gillibrand insistió esta tarde en esta ciudad que urge la aprobación de una medida federal para frenar la adicción por consumo de calmantes.

“No podemos esperar más para tomar acción ante esta crisis” dijo, en conferencia de prensa, la legisladora demócrata al señalar que la epidemia por opiáceos se ha incrementado en Nueva York y el resto del país.

Esta semana el Senado tiene previsto llevar al piso una iniciativa llamada ‘Previniendo el abuso de prescripciones médicas para el dolor’, la cual tiene como objeto dar potestad al Centro de Control de Enfermedades (CDC) de emitir nuevos lineamientos para el uso de opiáceos por dolores agudos.

Actualmente la ley solo contempla reglas en el caso de dolores crónicos.

“Muchas personas se convierten adictos luego de tomar calmantes para molestias leves como la rotura de un hueso, extracción de dientes u otras cirugías”, indicó la oficina de la senadora en un comunicado.

Según las estadísticas más recientes del Departamento de Salud del estado de Nueva York, las muertes por consumo de opio se cuadruplicaron de 341 en el 2004 a 1,227 en 2013.

De su lado, la primera dama de la ciudad,  Chirlane McCray, expresó que los problemas mentales “incluyendo la adicción” están afectando muchas familias.

“Hay demasiadas personas sufriendo de adicción y sus seres queridos sufren con ellos también”, dijo.

A nivel nacional un promedio de  51 personas muere a diario por sobredosis de fármacos opiáceos conseguidos con prescripción médica, según el CDC.

Cifras alarmantes

  • En 2014, cerca de  19,000 personas fallecieron en EEUU por sobredosis relacionada con los calmantes adquiridos con receta.
  • Los adolescentes entre 12 y 13 años que reciben recetas para el dolor tienen el 33% de probabilidades de abusar de opiáceos en la secundaria.