Sanders afronta desventaja pero ve “un camino hacia la victoria”

Aunque su vía hacia la nominación presidencial demócrata se complica más ante la ventaja numérica de Hillary Clinton en los delegados
Sigue a El Diario NY en Facebook
Sanders afronta desventaja pero ve “un camino hacia la victoria”
Los candidatos presidenciales demócratas, el senador Bernie Sanders y Hillary Clinton, ya tienen sus corridos mexicanos.
Foto: Alex Wong / Getty

WASHINGTON.- Bernie Sanders asegura que ve “un camino hacia la victoria” pero su vía hacia la nominación presidencial demócrata se complica más ante la ventaja numérica de Hillary Clinton en los delegados y su tensa actuación en el debate de anoche en Flint (Michigan), en vísperas de las primarias en ese estado.

Aunque Sanders ganó en tres de los cuatro estados con primarias el pasado fin de semana – en Kansas, Nebraska y Maine-, Clinton se acerca al número mágico de 2,383 delegados requeridos para ganar la nominación, y las encuestas apuntan a que ésta ganará mañana en Michigan.

Según una encuesta divulgada anoche por NBC News/WSJ/Marist, Clinton aventaja a Sanders entre posibles votantes demócratas en Michigan por 17 puntos, logrando el apoyo del 57% frente al 40% que recibe el senador independiente por Vermont.  El panorama es más reñido a nivel nacional, ya que Clinton obtiene un 52% y Sanders, el 44%.

Lee también: Clinton y Sanders debaten sobre racismo y pobreza en una Flint afectada por agua contaminada

La encuesta refleja, además, el problema que sigue teniendo Sanders para conquistar el voto de las minorías y otros bloques clave del partido: Clinton le gana entre los afroamericanos con 76% frente al 21%; entre los mayores de 45 años, con 68%-27%, y entre las mujeres, con 61%-36%.

Entre los hombres y los blancos, la diferencia entre ambos es de 51%-47% y 49%-48%, respectivamente.

El sondeo repite el patrón que ha tenido Sanders en otros estados, ya que sigue sumando apoyo entre los menores de 45 años y entre los independientes.

Hasta la fecha, Clinton tiene un total de 1,130 delegados, por lo que le faltarían sólo 1,253 para amarrar la nominación del partido, mientras que Sanders tiene 499 y necesitaría otros 1,884, según un conteo de la agencia de noticias AP.

La cifra incluye a los llamados “súper delegados” que podrán votar por un candidato independientemente del voto popular, durante la convención nacional del partido en julio próximo.

Lee también: Sanders derrota a Clinton en Maine, su tercer triunfo este fin de semana

No se va

Aún frente a ese panorama, en un correo electrónico enviado anoche a sus partidarios tras el séptimo debate demócrata, Sanders dejó en claro que no piensa abandonar ahora la contienda.

“Aunque muchos en el establecimiento político y financiero en nuestro país quisieran que nuestra campaña desapareciera, esta noche demostró una vez más que estamos bien encaminados para ganar esta primaria demócrata”, dijo Sanders.

El domingo pasado, durante un programa de la cadena televisiva ABC, Sanders se mantuvo optimista por la geografía electoral y afirmó que sigue viendo “un camino hacia la victoria”.

Importancia de Michigan

En las primarias de mañana en Michigan están en juego 147 delegados demócratas y 59 republicanos y, según las reglas, el ganador se los llevaría todos, en vez de tener una repartición proporcional, como sucede en otros estados.

Como uno de los principales estados agrícolas y “corazón” de la industria automovilística, el “estado de los Grandes Lagos” es, además, uno de un puñado de estados clave para la contienda general de noviembre próximo.

Lee también: Clinton lleva casi la mitad de los delegados para nominación presidencial

La estrategia de Sanders para ganar en Michigan ha sido centrar la atención en los problemas que aquejan a las clase media y trabajadora, en un estado que ha sufrido una hemorragia de empleos, especialmente en el sector automovilístico.

Sanders tiene urgencia de reducir la ventaja de Clinton entre los afroamericanos, los votantes de bajos recursos y los miembros de sindicatos que, a su juicio, han perdido empleos y beneficios por culpa de diversos tratados de libre comercio a través de los años.

Debate de alto voltaje

Eso explica por qué, durante el debate de anoche en Flint, Sanders pareció más agresivo que nunca, lanzando duros ataques contra Clinton y el legado de su esposo, el expresidente Bill Clinton, en torno al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN, o “NAFTA”, por su sigla en inglés), la reforma del sistema de Welfare, o una controvertida ley anticrimen de 1994 que agravó el encarcelamiento masivo de afroamericanos.

Clinton y Sanders también chocaron en asuntos como la avaricia de Wall Street, la financiación de campañas electorales, el control de armas y el rescate de la industria automovilística, una importante fuente de empleos en Michigan.

En uno de varios tensos intercambios, Clinton recordó que Sanders votó en contra del paquete de rescate para General Motors, y advirtió que si el resto de senadores hubiese seguido su pauta, la industria hubiese colapsado y perdido cuatro millones de empleos.

Sanders replicó que el paquete de fondos estaba incluído en una controvertida legislación para dar asistencia al sector financiero de Wall Street, donde “algunos amigos” de Clinton “destruyeron la economía.

Además de Michigan, el estado de Mississippi también tendrá primarias para ambos partidos, mientras que Idaho y Hawaii tendrán primarias y “asambleas populares” republicanas, respectivamente.