¿Realmente sirve para algo que cambien la hora según las estaciones?

Esta es la época en que muchos estados ajustan la hora nacional por el cambio de estación. Pero varios estudios argumentan que la medida trae pocos beneficios
Sigue a El Diario NY en Facebook
¿Realmente sirve para algo que cambien la hora según las estaciones?
Cada vez hay más dudas sobre los beneficios de cambiar la hora según la estación.
Foto: ALEXEY GROMOV/AFP / Getty Images

Esta es la época del año en la que decenas de países en todo el mundo modifican la hora oficial para tomar en cuenta el cambio de estación.

Estados Unidos lo hará a partir de la madrugada del domingo 13 de marzo.

A muchos nos cuesta recordar la fecha y ajustar nuestro calendario cada seis meses para dar cuenta del cambio.

En medio de la confusión, la gente llega una hora tarde -o temprano- a citas, pierde vuelos de avión y en general enfrenta algo más de estrés en su vida cotidiana.

Pero conforme crece el debate sobre la utilidad de esta medida, muchas naciones están discutiendo si vale la pena seguir haciéndolo.

En Chile decidió no cambiar la hora a partir de 2015.

Y en otras naciones de Europa y Norteamérica crecen las voces que piden que el reloj siga su curso, sin alteraciones de temporada.

Lea también: Chile contará con un solo horario todo el año

Desde la Primera Guerra Mundial

Fue, inicialmente, una idea alemana.

El ajuste estacional a la hora empezó en Europa por la época de la Primera Guerra Mundial. Foto: Getty
El ajuste estacional a la hora empezó en Europa por la época de la Primera Guerra Mundial. Foto: Getty

Durante la Primera Guerra Mundial se introdujo el concepto con el fin de economizar energía.

Al adelantar una hora los relojes al inicio del verano, anochecía “más tarde” y se creía que se ahorraba energía en las casas al aprovechar el sol vespertino sin necesidad de iluminación artificial.

El reverso de la moneda era, por supuesto, que “amanecía también más tarde” y la gente tenía que despertarse y desayunar en sus casas con la luz prendida.

Pero se asumía que los ahorros en la tarde compensarían el despilfarro en la mañana.

Estados Unidos lo introdujo en 1918 y desde entonces ha sido una tradición anual que comparten docenas de naciones, incluyendo varias de América Latina, particularmente en el Cono Sur.

A comienzos de 2015 el gobierno de Chile interrumpió la práctica que rigió por 47 años en ese país y determinó que la hora seguirá siendo la misma todo el año, quedando fija en GMT-3, o sea tres horas al oeste del meridiano de Greenwich.

Algunos sufren trastornos de sueño por el cambio de hora. Foto: BBC

“Estamos conscientes que esta medida va a ayudar a mejorar la calidad de vida de las chilenas y chilenos y también a hacer un mejor uso de la energía”, dijo en enero el ministro de Energía, Máximo Pacheco.

El gobierno sostiene que el cambio de hora ya no lleva a un ahorro de energía, la justificación cuando se introdujo la medida en 1968.

Beneficios en duda

Los dos países más poblados del mundo, China e India, no cambian la hora.

En Estados Unidos también van creciendo las voces que discuten los beneficios económicos de cambiar la hora según la estación.

Hawaii no cambia la hora cada seis meses, a diferencia del resto de Estados Unidos.

Un estudio de la firma consultora Chmura Economics, “Estimating the Economic Loss of Daylight Saving Time for U.S. Metropolitan Statistical Areas” calculaba en 2013 que el país perdía anualmente US$434 millones por efecto de la reducción en la productividad que experimenta la gente cuando tiene que madrugar una hora adicional por el cambio de horario.

Y otro estudio efectuado por los académicos de la Universidad de Yale Matthew Kotchen y Laura Grant en el estado de Indiana, una parte de Estados Unidos que solo adoptó el cambio de horario en 2006, llegó a la conclusión de que la medida podía reducir el consumo de iluminación pero aumentaba el consumo de aire condicionado. Con el resultado final que, en vez de economizar, se gastaba más energía.

El horario de verano, de hecho, no se sigue en Hawaii y en partes de Arizona.

El cambio de hora se convirtió en una especie de moda para seguir a Estados Unidos, de acuerdo con Michael Downing, autor del libro Spring Forward: The Annual Madness of Daylight Saving Time (Hacia adelante: La locura anual del horario de verano.

A veces, el horario de verano se practica en lugares donde no tiene sentido, al igual que los países cercanos a la línea del Ecuador, dice Downing. “La cantidad de luz solar es bastante estable”, dice. “Pero querían alinearse con los husos horarios de Estados Unidos y mantenerse en sincronía.”