Donald Trump gana Florida y saca a Marco Rubio de la campaña presidencial

Trump obtuvo el 45% de los votos en la primaria presidencial del Partido Republicano en Florida, mientras Rubio logró solo el 27% en su propio estado y, por ello, decidió retirarse de la contienda

Guía de Regalos

Donald Trump gana Florida y saca a Marco Rubio de la campaña presidencial
Marco Rubio se retiró de la campaña presidencial tras ser vencido por Donald Trump en la primaria de la Florida.
Foto: EFE

Donald Trump logró una contundente victoria en la elección primaria republicana en la Florida, y con ello sentenció el destino en este ciclo electoral del senador Marco Rubio, quien no pudo ganar en el estado al que representa y ha obtenido, además, escasos resultados en otros estados.

Según resultados preliminares reportados por el Departamento de Estado de la Florida, Trump logró el 45.72% de los votos, Rubio el 26.99%, Ted Cruz el 17.09% y John Kasich el 6.77%.

La victoria de Trump en Florida, a reserva de que se definan los resultados en otros estados en elecciones de este martes 15 de marzo de 2016 como Ohio, Illinois, Missouri y Carolina del Norte, significa un paso de gran calado en su carrera por acumular la mayoría de los delegados que elegirán en la Convención al candidato presidencial republicano. Y aunque nada está aún definido a gran escala, la derrota de Rubio en su propio estado lo colocó en una posición muy incierta. El diagnóstico generalizado entre los comentaristas políticos era que Rubio, tras este traspié decisivo, debía abandonar ya la elección.

Y Rubio lo hizo.

“Quiero felicitar a Donald Trump por su gran victoria en Florida”, dijo Rubio al comparecer ante los medios poco después de que se cerraron las casillas de vocación y acalló los abucheos que algunos de sus seguidores hicieron al escuchar el nombre del magnate.

Entre vítores que cantaban “Marco, Marco, Marco”, Rubio agradeció a sus voluntarios y trabajadores de campaña, reconoció que la gente se encuentra “enojada”, “frustrada” y afectada por la pasada crisis económica que azotó al país.

Rubio relató nuevamente que él sabe lo que es vivir en una familia cheque a cheque, indicó que el sistema de inmigración del país está roto y dijo que cuando decidió competir por la presidencia dijo que pensó en hacer una campaña “optimista” y “realista”.

Luego de reiterar sus razones para postularse y sus orígenes humildes de familia trabajadora e inmigrante, Rubio dijo que la vía fácil en esta elección era catalizar el enojo y la frustración, pero él dijo que no eligió ese camino y acusó al establishment republicano (al que en algún momento aspiró a representar en esta campaña) de la falta de cambio desde la perspectiva conservadora que ha acontecido en el país, evocando sus orígenes como el representante del Tea Party que llegó con fuerza al Senado por Florida.

Y al aceptar que su candidatura no se encuentra en el lado ganador, señaló que su campaña ha quedado suspendida, no sin antes exaltar las posibilidades futuras que, a su juicio, tiene el movimiento conservador estadounidense y el país en general.

 

Los demócratas

En el lado demócrata, Hillary Clinton logró una amplia victoria en Florida, al lograr 64.58% de los votos, contra el 33.12% de Bernie Sanders. Clinton también habría obtenido el triunfo en Carolina del Norte y Ohio, lo que apuntala su camino hacia la nominación presidencial de su partido, aunque mantenía una cerrada contienda con Sanders en Illinois y Missouri.