Le creo a Fidel Castro

El ex gobernante cubano no quedó deslumbrado con las palabras de Obama
Le creo a Fidel Castro
El líder cubano Raúl Castro junto al mandatario de EEUU, Barack Obama.
Foto: Anthony Behar-Pool / Getty Images

Ante todo debo aclarar mis prejuicios – para que no queden dudas.

El primero es duro de decir, pero no queda otro remedio.  Creo en lo que dice Fidel Castro. Esto no quiere decir que estoy de acuerdo con el ex gobernante cubano.

Simplemente, creo que hay mucha gente que creen que lo que dicen Fidel y Raúl son boberías y que en realidad ya Cuba y sus gobernantes están listos para llegar a un acuerdo con Estados Unidos y con el exilio.

Además quiero que todos entiendan que a los millonarios cubanoamericanos que han ido a Cuba a buscar la forma de ayudar al pueblo de Cuba, y de paso, si pueden, hacer uno que otro negocito.  A ellos les deseo mucho éxito, porque si ellos tienen éxito los cubanos de a pie van a vivir mejor.

Sin embargo, una vez aclarado esto, quiero dejar constancia de lo que dijo Fidel Castro con respecto al acercamiento de Cuba y los Estados Unidos, de la política del presidente Barack Obama y de deseo de las empresas estadounidenses de establecer negocios en Cuba.

Creo que todos están por las nubes.  En Cuba no hay nada que hacer. Y si no me creen, por lo menos lean algunas de las cosas que escribió Fidel Castro en Granma.  A mi no me importa si Fidel lo escribió o no.  El hecho es que en un gobierno donde no hay divergencias internas el pensamiento de Fidel Castro fue publicado bajo su firma.  Debemos creer que lo que dice es lo que él – y el gobierno cubano – creen.

Castro escribe del discurso pronunciado por Obama en Cuba:

“Obama pronunció un discurso en el que utiliza palabras más almibaradas para expresar: ‘Es hora ya de olvidarnos del pasado, dejemos el pasado, miremos el futuro, mirémoslo juntos, un futuro de esperanza. Y no va a ser fácil, va a haber retos y a esos vamos a darle tiempo pero mi estadía aquí me da más esperanzas de lo que podemos hacer juntos como amigos, como familia, como vecinos’”.

A Fidel no le hizo nada de gracia las palabras de Obama.

Para aquellos que quieren ver un futuro color de rosa; un futuro bello de una relación maravillosa entre los dos países. Para esos que creen que los que no creemos somos parte de un exilio anquilosado. Para esos, les recuerdo algunas de las cosas que el hermano mayor dijo en su carta.

“Se supone que cada uno de nosotros corra el riesgo de un infarto al escuchar estas palabras del Presidente de Estados Unidos. Tras un bloqueo despiadado que ha durado ya casi 60 años ¿y los que han muerto en ataques mercenarios a barcos y puertos cubanos, un avión de línea repleto de pasajeros hecho estallar en pleno vuelo, invasiones mercenarias, múltiples actos de violencia y de fuerza?”

Castro recalca que el pueblo cubano no va a renunciar a la gloria y los derechos y la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y a cultura.

Pero lo que más rabia da es que esos ricos que van a levantar esperanzas para después regresar a sus mansiones en el sur de la Florida y decir, “bueno, por lo menos tratamos¨.

No eso no vale.  Hay que oír a los disidentes que han venidos aquí en los últimos meses. Hay que oír a Martha Beatriz Roque y a decenas más que vienen a cargar baterías y regresan a sabiendas que en Cuba le esperan palos y maltratos.  Ellos no se quedan en hoteles.  Viven en sus humildes casas donde son hostigados por turbas castristas a diario.

El número de personas detenidas y golpeadas en lo que va de año, comparado con los del año pasado son más del doble.  En vez de que las cosas mejoren, las cosas se ponen peor.

Y los millonarios van y comen y beben como reyes, a pocos pasos de un pueblo que pasa necesidades a diario. Les deseo que tengan muchos éxitos.

Pero, no se hagan ilusiones.

Yo creo en lo que dicen y repiten Raúl y Fidel Castro.