Grupos progresistas atacan a Julián Castro para desacreditarlo como posible candidato a vicepresidencia

La oficina de Castro rechazó las críticas sin comentar sobre las motivaciones políticas de la campaña de ataques
Grupos progresistas atacan a Julián Castro para desacreditarlo como posible candidato a vicepresidencia
Foto: EFE

WASHINGTON.- Nadie sabe si Hillary Clinton ganará la nominación presidencial demócrata y si ésta escogerá al secretario de Vivienda, Julián Castro, como posible compañero de fórmula, pero una campaña lanzada este martes por grupos progresistas busca desacreditarlo, acusándolo de favorecer a los banqueros de Wall Street en detrimento de las minorías.

La coalición incluye a grupos cívicos y de vivienda de todo EEUU, algunos de los cuales apoyan al rival de Clinton en la contienda, el senador Bernie Sanders, y su propósito es convencer a los votantes, en particular a las minorías negra e hispana, de que Castro no tiene talla para la vicepresidencia.

Se trata de la campaña más agresiva de grupos de izquierda en contra del exalcalde de San Antonio (Texas), cuyo nombre suena con frecuencia como posible candidato a la vicepresidencia por el Partido Demócrata.

Los activistas lanzaron hoy una petición en internet contra Castro desde esta página web, DontSellOurHomesToWallStreet.org, en la que critican su gestión de un programa creado en 2010 para individuos con problemas hipotecarios, conocido en inglés como “Distressed Asset Stabilization Program” (DASP).

Según los activistas, el programa ha sido una “dádiva” para los banqueros de Wall Street que no ayuda a que la gente pueda salvar sus casas, y quieren difundir este mensaje a más de un millón de estadounidenses.

“Le pedimos que de inmediato cese las ventas… hasta que el programa (DASP) tenga reformas fundamentales para que los préstamos vayan a organizaciones sin fines de lucro y a compradores cualificados que reúnen altas normas, y no solo a los bancos irresponsables de Wall Street”, reza la petición.

Los activistas aseguran que en 2015, el 98% de las hipotecas tóxicas vendidas a través de “DASP” fueron a parar a inversionistas en Wall Street -con fuertes descuentos y sin ataduras-, pese a que el objetivo del programa es ayudar a los dueños de vivienda en riesgo de embargo hipotecario.

Según un análisis de la coalición, 15,309 hipotecas, de un total de 15,624, fueron vendidas a empresas de capital privado y a grandes instituciones financieras, y sólo un uno por ciento fueron vendidas a instituciones financieras de desarrollo comunitario. Las hipotecas vendidas a Wall Street tuvieron un valor de $2,200 millones.

La campaña de ataques surgió poco después de que el legislador demócrata por Arizona y simpatizante de Sanders, Raúl Grijalva, enviase una carta a Castro, el pasado día 7, urgiendo reformas al programa.

La coalición incluye a grupos como la Alliance of Californians for Community Empowerment (ACCE) Action, American Family Voices, ColorOfChange.org, Courage Campaign, CPD Action, Daily Kos, Democracy for America, MoveOn.org Civic Action, New York Communities for Change, Other 98% Action, Presente.org, RootsAction.org, Rootstrikers, y Working Families Party.

Según Matt Nelson, un director de Presente.org, los banqueros de Wall Street han logrado millonarias ganancias a costa de los dueños de vivienda afectados por la crisis hipotecaria, creada en parte por esos banqueros.

“A menos que (Castro) cambie de rumbo y mejore las prácticas de HUD, él se convertirá en algo tóxico para el liderazgo demócrata”, sentenció Nelson.

Respuesta de la oficina de Castro 

La oficina de Castro rechazó las críticas vertidas en la petición de los activistas, al defender las serie de reformas iniciadas por HUD en 2015 para mejorar la gestión del programa hipotecario DASP.

“El programa DASP se creó para dar a los dueños de casa una opción para salvar sus viviendas. Hemos recibido comentarios de partes interesadas que nos han ayudado a hacer importantes cambios en el programa, incluyendo la creación de grupos (de compradores) sin fines de lucro y el postergamiento de embargo hipotecario durante un año”,  dijo a este diario HUD en una declaración escrita.

“También seguimos evaluando mejoras adicionales al programa, para poder cumplir con nuestra misión principal”, agregó.

Según HUD, casi la mitad de todos los préstamos resueltos desde 2012 hasta la fecha, unos 25,000, han evitado caer en embargo hipotecario, y otros 25,000 se encuentran en trámites similares.

Sanders no apoya esta campaña

En declaraciones a este diario, Arturo Carmona, portavoz de la campaña de Sanders, dejó en claro que ésta no tiene ninguna conexión con los grupos que están atacando a Castro.

“Lo que sí podemos decir es que, aunque el tener a un candidato hispano a la vicepresidencia demócrata sería algo verdaderamente histórico, la prueba más importante que debemos poner ante todo candidato es si dará prioridad a las necesidades de las familias trabajadoras y de clase media, antes de los intereses de las grandes corporaciones”, dijo Cardona.

Reiterando la postura de Sanders en contra de la “avaricia” de Wall Street y de acuerdos comerciales como la Alianza Transpacífico (TPP),  Cardona dijo que la mayoría de la clase trabajadora en EEUU no apoya el desplazamiento de las familias por culpa de un embargo hipotecario ni la pérdida de empleos por el comercio exterior.