Obama y demócratas renuevan llamado a justicia salarial para las mujeres

Pero no hay avances en el Congreso sobre iniciativas que mejoren la situación económica de las mujeres
Sigue a El Diario NY en Facebook
Obama y demócratas renuevan llamado a justicia salarial para las mujeres
La brecha salarial está basada en el nivel educativo del trabajador, pero también en su género y raza.

WASHINGTON.- En lo que se ha convertido en un rito cada año en el “Día de la Equidad Salarial”, el presidente Barack Obama y sus aliados demócratas en el Congreso hicieron este martes un llamado a la justicia salarial para las mujeres, un asunto que, con algunas excepciones, afronta la oposición republicana.

Al inaugurar un monumento nacional en honor al movimiento por la equidad de las mujeres, Obama lamentó que aunque un salario equitativo “es una idea sencilla”, aún no es realidad plena en EEUU.

EEUU “debería tener una cancha nivelada” que no margine a nadie, por lo que el Congreso “necesita aprobar el Acta de Justicia Salarial para cerrar la brecha salarial entre  hombres y mujeres”, dijo el mandatario.

Acompañado de líderes demócratas de ambas cámaras del Congreso, Obama designó como monumento nacional la emblemática casa “Sewall-Belmont House”, antigua sede del Partido Nacional de las Mujeres y donde se fraguó la lucha por el derecho al voto de las mujeres.

El sitio lleva el nombre de Alva Belmont y Alice Paul, dos feministas que encabezaron la lucha por los derechos de las mujeres.

Pero poco ha cambiado para las mujeres desde 1963, cuando el entonces presidente John F. Kennedy promulgó una ley de justicia salarial: tienen las mismas responsabilidades familiares pero siguen afrontando discriminación, bajos salarios, escasez de oportunidades y pocas protecciones laborales.

El movimiento por la equidad salarial de las mujeres encuentra apoyo en la Casa Blanca, en las redes sociales, entre líderes demócratas, y en una vasta coalición de grupos cívicos, pero el Legislativo sigue sin aprobar leyes que corrijan la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Aunque la bancada republicana no tiene planes de tocar el tema, las senadoras republicanas de Nebraska, Deb Fischer, y de New Hampshire, Kelly Ayotte, impulsan medidas para mejorar los salarios de las mujeres.

La cruda realidad

En general, las mujeres siguen ganando 79 centavos por cada dólar que ganan los hombres por la misma labor, aún cuando tienen el mismo nivel de educación y experiencia.

Según observadores, el período entre el 1 de enero y el 12 de abril representa la cantidad de días extra que deben trabajar la mayoría de las mujeres para alcanzar el mismo nivel salarial de los hombres. Es decir, les toca trabajar más por el mismo salario anual.

La participación de las mujeres en el mercado laboral se encuentra en su punto más bajo desde 1988, y no porque no quieran trabajar sino porque no encuentran empleos con buenos salarios, beneficios y flexibilidad para hacerle frente al alto costo de vida en EEUU, indicó hoy un informe del grupo “Independent Women’s Forum”, que promueve una agenda económica pro-mujer.

Golpe al bolsillo de las minorías

La situación es más grave entre las minorías: las latinas alcanzan ese nivel salarial el 1 de noviembre de cada año, las afroamericanas hasta el 23 de agosto, y las de tribus indígenas hasta el 13 de septiembre, precisó la Asociación de Mujeres Universitarias de EEUU.

Según el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés), en 2014 las hispanas y afroamericanas con empleo a tiempo completo ganaron 55 centavos y 60 centavos, respectivamente, por cada dólar que ganaron los hombres blancos.

Esa brecha también existe dentro de cada grupo étnico: las latinas ganan 88 centavos por cada dólar que gana un latino; las afroamericanas, 82 centavos por cada dólar de un afroamericano, y las asiáticas, 81 por cada dólar que gana un asiático.

Por ello, grupos como el CAP lideran una campaña a favor de mejores salarios, beneficios y protecciones para las mujeres trabajadoras.

La clave para empezar a resolver la aparente injusticia es la transparencia, pero en EEUU la mayoría de las empresas no difunde datos sobre salarios, aunque algunas ya están respondiendo a las presiones políticas.

Propuestas de la contienda

Desde la contienda presidencial, el magnate presidencial Donald Trump ha suscitado críticas por sus comentarios contra las mujeres , aunque en el pasado ha dicho que apoya la equidad salarial.

La demócrata Hillary Clinton ha prometido medidas para cerrar esa brecha, una causa a la que se han sumado celebridades latinas de Hollywood como Rosario Dawson y Salma Hayek.

Por su parte,  el rival de Clinton, el senador Bernie Sanders, calificó la desigualdad salarial como un problema de “discriminación”.

Escenario en el Congreso

Líderes demócratas cerraron filas en torno al asunto para sacarle puntos políticos, mientras el líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que esa brecha es una “vergüenza nacional”.

Según el congresista demócrata de California, Xavier Becerra, “no sólo es ridículo que las mujeres que trabajan a tiempo completo ganen menos que los hombres sino que es prejudicial para las familias que dependen del ingreso de las mujeres, y para la salud económica” del país.

El “Acta de Justicia Salarial” (“Paycheck Fairness Act”) sigue siendo una tarea pendiente en el Congreso.