Mujeres Destacadas 2016: Monti Jacqueline Castañeda

Investigadora de Salud Pública | AmeriCares
Mujeres Destacadas 2016: Monti Jacqueline Castañeda
Monti Jacqueline Castañeda Mujeres Destacadas 2016 - El Diario La Prensa. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

Monti Jacqueline Castañeda siempre supo que quería trabajar en la esfera internacional, pero luego de dos décadas de laborar como educadora en este campo decidió cambiar de carrera.

Esta investigadora de Salud Pública de AmeriCares, una organización de salud global y asistencia de desastres, halló la inspiración para lograrlo en su tío Rómulo, un médico que en la Guatemala de sus padres es reconocido por su labor como facilitador en el campo de la salud.

“El fue mi primer educador de salud, que me sensibilizó para ver las necesidades que hay a mi alrededor”, cuenta esta profesional en estudios latinoamericanos y del Caribe, egresada del máster de Salud Pública Global de New York University.

Castañeda terminó su especialización en 2008 y, cuando menos lo pensaba, la oportunidad se presentó para “trabajar con poblaciones inmigrantes y marginadas en mi propia comunidad, aquí en Nueva York, primero con Community Health Care Association of New York State y luego con NYUMC/Permutter Cancer Center y Bellevue Hospital”.

En su intensa carrera, esta profesional ha sido clave en estudios sobre disparidades del cáncer, para conseguir fondos y organizar jornadas de mamografías gratuitas para mujeres en unión del Ecuadorian International Center, así como impulsar iniciativas de sensibilización de jóvenes sobre temas como el alcoholismo, la adicción a las drogas, sexualidad y el bullying o acoso.

Ahora con AmeriCares, Castañeda trabaja en un proyecto de asesoría de salud para monitorear a los pacientes con condiciones crónicas como diabetes, hipertensión y colesterol alto, que sirven en su clínica gratuita en Danbury.

“Mi mayor reto en AmeriCares es diseñar materiales que sean apropiados culturalmente y para el nivel de alfabetismo de las poblaciones con las que trabajamos”.

Pero aún le falta mucho por aprender, advierte.

“Mi esperanza es que pueda trabajar con ellos para fortalecer sus programas existentes y ser parte de su presencia creciente en Latinoamérica”, destaca quien sueña con crear una beca para estudios de salud orientada a niños de comunidades rurales de Guatemala.

Todos estos años de dedicación se los dedica a su progenitora Nora, quien como madre soltera e inmigrante experimentó muchas de las vicisitudes que hoy alimentan la vocación de servicio de su hija.